Teherán.- El ministro iraní de Exteriores, Mohamad Yavad Zarif, calificó este sábado de «sospechosos» los recientes ataques registrados en Irak, que llevaron a Estados Unidos a bombardear posiciones de milicias proiraníes en el este de Siria.

En una reunión con su homólogo iraquí, Fouad Hosein, que visita por segunda vez en un mes Irán, Zarif afirmó que esos ataques «podrían tener como objetivo interrumpir las relaciones entre Teherán y Bagdad, así como la seguridad y la estabilidad en Irak».

«Insistimos en que el Gobierno iraquí identifique a los responsables de estos incidentes», subrayó el jefe de la diplomacia iraní, según un comunicado de Exteriores.

Zarif se refirió principalmente al ataque del pasado día 15 en el que un soldado estadounidense resultó herido y un contratista murió en Erbil, la capital del Kurdistán iraquí, debido al impacto de varios cohetes katiushas disparados supuestamente por milicias respaldadas por Irán.

En respuesta, EE.UU. bombardeó edificios utilizados por grupos proiraníes, incluidos Kait’ib Hizbulá y Kait’ib Sayid al Shuhada, en el este de Siria, en la frontera con Irak, en el primer ataque de estas características ordenado por la nueva Administración de Joe Biden.

Sobre estos bombardeos, Zarif denunció «la peligrosa maniobra de EE.UU» de atacar zonas fronterizas de Irak y Siria como «una violación de la soberanía» de ambos países.

Por su parte, Hosein indicó que el Gobierno iraquí no permitirá que los recientes incidentes en Irak afecten a las buenas relaciones entre Teherán y Bagdad, según la nota oficial iraní.

También instó a impulsar aún más las relaciones bilaterales y aseguró que su país está dispuesto a expandir los lazos con Irán.

El jefe de la diplomacia iraquí también se reunió en esta jornada en Teherán con el secretario del Consejo Supremo de Seguridad Nacional, Alí Shamjaní, quien acusó a EE.UU. de buscar expandir actividades terroristas en Oriente Medio con sus últimos ataques.

 

EFE