Táchira.- El exgobernador del estado Táchira y representante del Movimiento Venezolanos por el Revocatorio, explicó este lunes lo que se requiere para activar un referendo revocatorio en el año 2022, tal como lo establece la Constitución. 

Durante una rueda de prensa, Vivas manifestó, con base en los resultados del pasado 21 de noviembre, que hay suficientes ciudadanos dispuestos a luchar por el cambio.

En este sentido, describió que el primer paso es recabar 205.553 manifestaciones de voluntad que respalden su propuesta.

Destacando que el actual sistema plantea que sea 1% en cada estado, Pérez Vivas precisó que al presidente de la República lo eligen en una circunscripción nacional por lo que citó este hecho como «otra trampa que inventaron hace 5 años y debe ser eliminado. Esto también discrimina y viola los derechos humanos».

El dirigente andino sumó que para convocar formalmente el RR se necesita 20% del registro electoral, lo que equivale a 20.552.234, siendo 20% un total de 4.000.120 ciudadanos.

A propósito de esto, agregó que el 21N votaron por fórmulas distintas al PSUV casi 5.000.000 de ciudadanos: «Hay suficientes venezolanos, hablando solo de los que fuimos a votar, no nos estamos refiriendo a los millones que se abstuvieron en protesta por el sistema, desconfianza en el sistema», destacó tras escuchar el pronunciamiento oficial del movimiento que representa, leído por Yáñez.

Asimismo,  dijo que una vez convocado el proceso refrendario se requieren 6.248.865 votos, catalogándolo como el número mágico para destituir al presidente de la República. «Es una oportunidad, señores. Invito a los venezolanos de buena voluntad a sumarse, a no estar planteándose primero los problemas», añadió.

Ante las interrogantes de la prensa nacional e internacional presente en el lugar, Pérez Vivas reconoció que evidentemente hay obstáculos en la convocatoria de este proceso, empezando porque Nicolás Maduro no quiere contarse. En este sentido, lo retaron públicamente a dejar de usar «francotiradores» en el camino y a contarse para saber qué quieren los venezolanos.