Ciudad Bolívar-. Uno de los callejones más antiguos de Ciudad Bolívar, ubicado en la parroquia Catedral del municipio Angostura del Orinoco, conocido como el Callejón Humboldt, se encuentra sumido entre basura, inseguridad, oscuridad y el constante desbordamiento de aguas negras que transitan por el lugar.

Carlos Julio García, habitante del conjunto residencial Marhuanta, relató que el lugar que fuera un punto de referencia, pues comunica a la avenida Germania con la 5 de Julio y tiene de entrada la Fuente Luminosa, afronta desde hace algunos años su peor fase, especialmente en los últimos meses.

Con relación al desbordamiento de aguas negras, García alertó que “de un momento a otro esto puede convertirse en un germinador de plagas y enfermedades para vecinos de la zona, quienes al enfrentarse constantemente a los olores nauseabundos exponen su salubridad”.

Dijo que el principal problema se evidencia en la esquina que da a la Fuente Luminosa, «aquí queda una institución de la Gobernación de Bolívar y el problema se intensifica porque pues se hace una laguna de aguas negras y blancas, en este momento la limpió la alcaldía, pero la mayoría de las veces la maleza tapa los huecos y muchos vehículos se han dañado allí».

Detalló que la caminería se ha vuelto intransitable, “se puede ver como, a la altura del callejón, hay terrenos con la maleza alta que se presta para que los delincuentes hagan de la suyas, se escondan luego de cometer sus fechorías y las aguas negras impiden el paso por el lugar, sin hablar de la oscuridad en horas nocturnas”.

No solo el aspecto físico convierte la Calle Humboldt en “el callejón del terror”, comentó García, quien explicó que “muchos delincuentes se esconden en los terrenos que se encuentra en la zona y eso ha generado pánico en los vecinos y transeúntes, siendo a su vez un lugar propicio para la distribución de drogas, lo cual llevó a muchos evitar el que en una época era un callejón referencia“.

Los vecinos y transeúntes aprovecharon la oportunidad para exigir a las autoridades respuestas para rescatar está importante arteria vial.

 
 
Ivannia Moreno Palacios