Cristóbal Colón
Foto: cortesía Vecinos deben hacer sus propias hornillas eléctricas para solventar la falta de gas

Ciudad Guayana.-Residentes del barrio Cristóbal Colón de Vista al Sol denunciaron la falta de gas que vive el sector desde hace 8 meses. A pesar de haber llamado a las autoridades para que los ayudaran con la situación, todavía no han recibido una respuesta concisa.

A raíz de la problemática, los vecinos han tenido que recurrir a comprar leña y fabricar sus propias hornillas eléctricas, mientras solicitan que el servicio de gas en la comunidad sea restaurado.

“Producto de la escasez del gas tuve que crear unas hornillas eléctricas para solventar la emergencia mientras tanto. Compré unas resistencias, luego unos materiales para hacer la estructura y por último, le colocó unos taquitos a los lados para que la resistencia esté más firme”, dijo uno de los afectados.

La falta de gas doméstico ha obligado a los venezolanos a buscar formas de reinventarse y así poder comer. Sin embargo, aunque las hornillas eléctricas puedan ser una solución temporal, de todas maneras todavía existe el latente miedo de las fallas en el servicio de luz.

Los constantes apagones traen como consecuencia que los ciudadanos estén forzados a pasar varias horas sin poder cocinar. Algunos deben gastar más dinero para poder comer algo mientras se restablece la luz.

Antecedentes

Dicha problemática está presente en el país desde hace muchos años, sobre todo en el 2020, cuando el Observatorio de Conflictividad Social (OVCS) registró un total de 8.448 protestas alrededor de todo el territorio venezolano.

El más reciente informe de la OVCS en el mes de agosto destacó que el sobre precio de las bombonas de gas se convirtió en una de las principales problemáticas. Asimismo, las manifestaciones por gasolina continuaban vigentes durante el mes.

Exigencias de los habitantes del barrio Cristóbal Colón

Vecinos del sector hicieron un llamado a los entes gubernamentales para que solventaran la escasez de gas la zona junto con evitar que los meses sin poder recargar se prolonguen por tiempo indefinido, pues esto afectaba de forma negativa a las familias de la comunidad que no tienen para comprar a sobre precio o incluso adquirir leña para cocinar.

Ruth Meyerowitz