Momento en que el Sebin se lleva detenido a Javier Tarazona

Caracas.- La Conferencia Episcopal Venezolana a través de la Comisión de Justicia y Paz emitió un comunicado ante la detención arbitraria de Javier Tarazona, Rafael Tarazona y Omar de Dios García, en el cual solicitan se considere el otorgamiento de una medida humanitaria por razones de salud y exigieron información fidedigna y oportuna de las condiciones de salud y jurídicas de los tres defensores de derechos humanos.

En el escrito el máximo ente de la Iglesia Católica en Venezuela recuerda las arbitrariedades cometidas en el caso de los miembros de FundaRedes, al reiterar que la detención fue realizada sin orden judicial,  en contra de personas que se encontraban en la institución garante del respeto de sus derechos humanos por parte de funcionarios del mismo cuerpo de seguridad del Estado que estaban siendo denunciados.

Destaca el documento que, los hermanos Tarazona y Omar García, han sido aprehendidos en el ejercicio de las labores de denuncia y promoción
de derechos humanos como activistas en temas que resultan de particular sensibilidad.

El comunicado refiere de manera textual que: «Los distintos instrumentos de protección de los derechos humanos garantizan el debido proceso de las personas detenidas. En particular, el deber de informar inmediatamente a la persona detenida, sus familiares y representantes, sobre los motivos y razones de la detención. De igual forma, se debe asegurar una defensa adecuada que permita que las personas acusadas tengan contacto regular con su representante legal y se involucren en la preparación de sus respectivas audiencias».

La Conferencia Episcopal Venezolana además exigió respeto al trabajo de los defensores de derechos humanos en el territorio nacional.

Desde FundaRedes, su red de activistas y defensores se suman al llamado hecho por el cuerpo religioso acreditado en Venezuela, a fin de que se respete el debido proceso y se otorgue libertad plena e inmediata a los tres activistas detenidos arbitrariamente, ya que no han cometido ningún delito.

Prensa FundaRedes