Ciudad Guayana.- Américo De Grazia sostiene la idea de que para conquistar la Gobernación del estado Bolívar debe, primero, aglutinar la fuerza trabajadora de las empresas básicas.

Al menos así lo dio a entender este sábado, 2 de octubre, frente a decenas de seguidores que lo acompañaron en un mitin político desde el Colegio de Ingenieros, en Puerto Ordaz.

Y aunque el recinto recibió a docentes, abogados, amas de casa, empresarios y estudiantes, De Grazia le habló directamente a quienes portaban uniforme de Sidor, de Ferrominera, CVG Alcasa, entre otros.

De Grazia
Trabajadores de empresas básicas entregaron documento sobre memorando 2792. Foto: Elías Rivas

«Me duele lo que sufre la clase trabajadora de Ciudad Guayana. Siempre he estado vinculado a las empresas básicas y sé que hoy sufren esta tragedia. Nunca fuimos indiferentes cuando Rangel Gómez desvirtuó el fondo regional de Guayana mientras todos guardaban silencio».

«Guardaron silencio también cuando le quitaron las acciones B a los sidoristas, criminalizaron las protestas de todos los trabajadores y hoy lo viven en carne propia Ródney Álvarez o Rubén González, víctimas del sicariato».

«Judicializaron los derechos laborales, les quitaron todos los beneficios que coronaron con el memorando 2792. Por eso les digo, sé de la precariedad sindical a la que han sido víctimas los trabajadores, por eso no dudamos que la gobernación del estado Bolívar será la casa sindical de los trabajadores. No vamos a usurpar su liderazgo, seremos su megáfono», expresó De Grazia.

Convencido de la victoria, tanto de él como de los candidatos a alcaldes que propone su plataforma Guayana Libre, De Grazia los exhortó a «proteger» a los trabajadores desde la Municipalidad. «Ábranle las puertas, es el punto de partida en esta tarea para avanzar en el cambio de modelo que requiere el estado Bolívar», acotó.

«Busco la unidad»

La candidatura de Américo De Grazia arrastra consigo críticas de quienes dicen no estar de acuerdo con un proceso electoral «sin condiciones» y de los que participan bajo el símbolo de la MUD, a los que el propio De Grazia hoy califica como una oposición desconcertada, que no planifica y que no anticipa eventos para poder construir escenarios.

Reconoce lo importante que son los partidos políticos y la unidad que debe existir entre ellos para lograr la victoria ante un contrincante como el chavismo, pero no indispensables.

«Es indispensable que, ante la falta de unidad, bueno es la unidad de los guayaneses aguas abajo, con los ciudadanos, con los trabajadores. Estamos en la obligación de reponer el futuro de nuestra juventud, no podemos ser indiferentes a lo que ha llevado que más de 5 millones de venezolanos se hayan ido del país».

«Quiero la unidad y busco la unidad. Las viudas de Rangel ya no podrán hacer daño, porque todos los guayaneses los conocemos. Sabemos quiénes son, dónde están y qué hacen. ¿Ahora sí hay condiciones? ¿Cómo es eso? No hayan como remontar la tragedia que les espera el 21 de noviembre», acentuó el candidato, quien no dudó no solo en afirmar su triunfo, sino en decir «que las viudas de Rangel van a quedar enterradas en la historia».

Renuncia

El candidato opositor anunció  a los presentes y al país su decisión de renunciar a la nacionalidad italiana para avanzar en sus aspiraciones a la Gobernación, atendiendo la orden que establece la Constitución.

El documento redactado con fecha 13 de julio de 2021 y dirigido al Cónsul de la República de Italia en Venezuela, expresa que debido a que el estado Bolívar tiene dos fronteras (…) «debo por imperio de la norma constitucional renunciar a la nacionalidad italiana, acción que de manera efectiva y formal hago con esta comunicación ante su honorable persona y digno cargo».

De Grazia explicó que la decisión la tomó por su compromiso con Ciudad Guayana, con los jóvenes y los trabajadores.

«He renunciado a una nacionalidad que me prestaron mis padres, porque estaba a punto de quedarme encerrado de por vida en una embajada», comentó.

Vale recordar que Américo De Grazia se refugió en la Embajada de Italia en Venezuela el 4 de mayo de 2019, luego que el Gobierno de Nicolás Maduro lo acusara de participar en la rebelión que culminó en el fallido golpe de estado en su contra.

Ya que no logró alcanzar la cohesión  en la oposición, el reto de Américo De Grazia, a solo 42 días de la elección, es romper la polarización siempre vista entre rojos y azules, y convencer al estado Bolívar de que en su gestión puede combatir sin tregua a la corrupción –y a los corruptos-, que será un funcionario cercano y no distante, y acabar con los obstáculos económicos y políticos que impiden el total desenvolvimiento de la sociedad guayanesa.