Estambul.- La policía turca ha detenido a dos hombres en Estambul por vender monedas de lira turca por kilos a chatarreros, al ser más alto el valor del metal de la moneda que su curso legal, debido a la inflación, informó este lunes la emisora turca NTV.

Al tener noticias de un negocio de este tipo en un barrio céntrico de Estambul, la policía se presentó en la oficina de un hombre, identificado como Ramazan Y., donde halló sacos con monedas destinadas a ser llevadas a un chatarrero, señala la citada cadena.

El detenido aseguró que había vendido el material a un precio de 70 liras (poco más de 4 euros) por kilo a un desconocido con el que contactó por teléfono.

Los agentes detuvieron a Ramazan Y. y a un segundo hombre, encargado de llevar la mercancía a chatarreros, por vulnerar la ley de protección del valor de la moneda.

Tras el descalabro de la lira en noviembre pasado, cuando la moneda turca se desplomó en pocas semanas de un valor de 11 unidades por euro hasta las 20 para luego estabilizarse entre las 15 y 16 liras por euro, la tasa de la inflación interanual se ha disparado en Turquía hasta llegar en abril al 70 %.

La moneda de más valor acuñada en metal es la de 1 lira, actualmente unos 6 céntimos de euro, pero aún circulan las fracciones de 50, 25, 10 y 5 kurus, si bien estas últimas ya prácticamente no tienen valor.

Y con el precio de los metales subiendo en el mercado mundial de materias primas, la composición de cobre, níquel y zinc de las monedas hace rentable venderlas al peso.

Ya en marzo pasado, el diputado socialdemócrata Özkan Yalim, miembro del partido opositor CHP, calculó que el valor del metal en las monedas de 5 kurus, de tres gramos de peso, multiplica por 20 su valor nominal, que ahora equivale a la tercera parte de un céntimo de euro.

Las monedas de media lira (50 kurus) valdrían cinco veces más fundidas que en la cartera, y las de 1 lira aún tres veces más, según una tabla elaborada por el diputado y difundida en sus redes sociales.

Los economistas achacan la fuerte inflación, la más alta en 20 años, a la política monetaria impuesta por el presidente, Recep Tayyip Erdogan, decidido a mantener los tipos de interés en niveles bajos, actualmente el 14 %, lo que desincentiva todo tipo de ahorro e impulsa la inversión y el gasto, pero perjudica el poder adquisitivo de las capas menos adineradas.

 

EFE