Profesores no tienen ni marcadores para dar clases
Redacción SoyNP

Ciudad Guayana.-El dictado de clases no se resume al mero ejercicio de transmitir un conocimiento, para ello es imprescindible contar con recursos y materiales didácticos o técnicos-informáticos que garanticen la excelencia académica que todo estudiante tiene derecho a recibir. Lamentablemente, la ausencia de un presupuesto universitario para la compra del mínimo requerido hace, cada vez más difícil,  cumplir con ese requerimiento a los docentes de la Unexpo Puerto Ordaz.

En este sentido, la Dirección Académica, a través de su titular, profesor Richard Resplandor, y en conjunto con el Consejo Directivo y los jefes departamentales, hacen un llamado de auxilio a los entes gubernamentales (Ministerio del Poder Popular para la  Educación  Superior- OPSU)  responsables de la dotación de materiales e insumos; así como del  mantenimiento de la infraestructura física de la institución.

En lo que va del año 2019, la Unexpo no ha recibido el recurso financiero  para la compra de  borradores, tinta, papel y un largo etcétera. Los profesores simplemente no tienen  marcadores para dictar clases, o plasmar los exámenes en un pizarrón. La mística, vocación de servicio, constancia, a pesar de las adversidades a la que se enfrentan todos los ciudadanos de este país, se desmoronan cuando se ven imposibilitados a cumplir con su sagrado deber.

El sacrificio de asistir a la universidad que tanto docentes como estudiantes realizan día a día, se viene a menos con este panorama tan desalentador. “Solo queremos que nos cumplan con lo que está plasmado en la Ley. No vamos a abandonar nuestras aulas, no vamos a dejar a nuestros futuros ingenieros, pero necesitamos que nos brinden las herramientas mínimas requeridas para el ejercicio de nuestra profesión”, aseguró el Director Académico.

La carrera de ingeniería  requiere paralelamente, prácticas de  laboratorios y estos a su vez, reactivos químicos, insumos, equipos y personal especializado en el área para el desarrollo y enriquecimiento  del proceso enseñanza-aprendizaje.

Inseguridad y fuga de talentos

Las universidades son las llamadas a brindar soluciones a los grandes problemas que enfrenta nuestro país, pero para ello debe conjugarse armoniosamente las funciones de docencia, investigación y extensión. Lamentablemente, el gobierno solo asigna lo estrictamente relacionado con el pago de salarios. La Unexpo no cuenta con recursos para el mantenimiento de la planta física, reposición de bombillos, limpieza de drenajes o desmalezamiento de sus áreas verdes.

A esta larga lista de males, hay que sumarle que los robos de manera sucesiva han mellado aún más los limitados recursos materiales con los que cuenta la academia. El hurto de aires acondicionados, computadoras, fotocopiadoras propician condiciones inhóspitas para el dictado de clases. La ausencia de comedor y transporte también limitan el rendimiento académico de nuestros alumnos. La hiperinflación hace prácticamente imposible que los alumnos puedan comprar libros, sacar copias o realizar impresiones. El resultado ha traído como consecuencia el éxodo tanto de estudiante como de talentosos docentes.

A pesar de este panorama, el Vicerrectorado Puerto Ordaz de la Unexpo lucha por mantener sus puertas abiertas y activo sus programas de pregrado y postgrado incluyendo los Centros de Investigación y Desarrollo. El llamado es nuevamente al gobierno para que garantice y envíe los recursos que permita la compra de materiales en insumos necesarios para el dictado de clases a los docentes de esta casa de estudios politécnicos, porque a fin de cuentas los  perjudicados siempre serán los estudiantes.