Fotografía de archivo de soldados del Ejército somalí patrullando una carretera cercana a la localidad de Wanla Weyn, a 90 kilómetros de la capital, Mongadisco. EFE/Elyas Ahmed

El Ejército de Somalia, con la ayuda de sus socios internacionales, mató este miércoles a al menos 49 combatientes del grupo yihadista Al Shabab en una operación militar en el centro del país, informaron hoy fuentes castrenses.

Según declaró a medios locales el portavoz del Ministerio de Defensa, general Abdullahi Ali Anod, las fuerzas somalís también recuperaron armas y lograron destruir un doble cañón antiaéreo en una operación que tuvo lugar en la localidad de Dhagahow, en la región del Medio Shabelle.

Los hechos se produjeron días después de que el Ejército somalí recuperara el control de varias localidades estratégicas en las regiones de Galgudug y Mudug, en el estado central de Galmudug, una de las cuales llevaba más de diez años bajo dominio yihadista.

«Hoy es un gran día para el pueblo somalí, es una victoria para los somalíes», dijo entonces el ministro de Defensa, Abdulkadir Mohamed Nur.

Al Shabab, grupo afiliado desde 2012 a la red Al Qaeda, perpetra a menudo ataques terroristas en la capital de Somalia, Mogadiscio, y otros puntos del país para derrocar al Gobierno central -respaldado por la comunidad internacional- e instaurar por la fuerza un Estado islámico de corte wahabí (ultraconservador).

El grupo yihadista controla zonas rurales del centro y sur de Somalia, y ataca también a países vecinos como Kenia y Etiopía.

El pasado agosto, el presidente somalí, Hassan Sheikh Mohamud, anunció «una guerra total» contra Al Shabab y, desde entonces, el Ejército ha librado intensas batallas contra los terroristas, en ocasiones con la colaboración militar de Estados Unidos.

En respuesta, el grupo ha lanzado fuertes ataques en los últimos meses, como dos atentados suicidas simultáneos perpetrados el pasado 4 de enero en la ciudad de Mahas, en la región de Hiran, que dejaron 36 muertos; o un ataque con dos coches bomba dirigido contra el Ministerio somalí de Educación en Mogadiscio, que causó la muerte de al menos 120 personas el pasado 29 de octubre.

En su discurso de Año Nuevo, Mohamud afirmó que su país eliminará al grupo en 2023.

Somalia vive en un estado de guerra y caos desde 1991, cuando fue derrocado el dictador Mohamed Siad Barre, lo que dejó al país sin Gobierno efectivo y en manos de milicias islamistas y señores de la guerra.