Ciudad del Vaticano.- El papa Francisco aseguró hoy que el recorte de los recursos destinados a la Sanidad «es un atentado contra la Humanidad» y que es necesario «trabajar para que todo el mundo tenga acceso a la asistencia sanitaria», que debe ser «gratuita».

«Recortar recursos para la Sanidad es un atentado contra la Humanidad», dijo el pontífice en una audiencia con los dirigentes de la Confederación Federsanitá, que reúne a las autoridades sanitarias locales y de los hospitales y centros médicos, además de a representantes de la Asociación de Municipios Italianos.

«La pandemia nos ha enseñado que el ‘sálvese quien pueda’ se traduce rápidamente en ‘todos contra todos’, ampliando la brecha de las desigualdades y aumentando los conflictos. En cambio, tenemos que trabajar para que todo el mundo tenga acceso a la asistencia, para que se apoye y promueva el sistema sanitario y para que siga siendo gratuito», aseguró».

Francisco agradeció el «compromiso» de los dirigentes sanitarios locales, que «contribuye a mantener la relación entre el centro y la periferia, entre los pequeños y los grandes, tejiendo relaciones y promoviendo la integración social y el bienestar».

En ese contexto, les propuso tres «antídotos» en su labor: «la proximidad, la integridad y el bien común».

«Ver en el paciente otro yo (…) nos anima a reconocernos como hermanos, independientemente de la lengua, el origen geográfico, la condición social o el estado de salud, ya sea en las personas que encontramos en las salas de los hospitales, en las residencias de ancianos, en los ambulatorios (…) garantizando que no haya pacientes de clase «A» y «B», poner en circulación energías y recursos para que nadie quede excluido de la atención social y sanitaria», dijo respecto al primero.

Además, «debemos repensar el concepto de salud desde una perspectiva integral, abarcando todas las dimensiones de la persona» porque «tratar a un enfermo significa considerar no sólo su patología, sino su psicológica, social, cultural y espiritual».

 

EFE