Escorpiones de Canaima mostró en esta presentación que será equipo para tener en cuenta. Foto Wuilber Barrero.
Rodrigo Malagón Forero

Ciudad Guayana.  Escorpiones de Canaima, plantó cara en alto, ante el campeón Deportivo Vikylandia y le sacó empate a tres tantos por lado, en medio de un vibrante cotejo válido por la tercera fecha de la Liga Superior de fútbol de salón de Oriente que se disputó este viernes 10 de Mayo en el Gimnasio Cubierto Hermanas González de Ciudad Guayana.

El elenco verde y negro,  es dirigido por el técnico Francisco Moreno, quien tuvo que conformarse con dirigir desde las tribunas, debido a la sanción de suspensión que le fue impuesta, tras los polémicos hechos del juego previo entre Alcaldía de Tucupita y el propio Escorpiones de Canaima, jugado en Delta Amacuro, una semana atrás.

Los jóvenes prospectos, la mayoría guayaneses,  pisaron en firme en el tabloncillo del Gimnasio Hermanas González, y actuando de local, ya que comparten plaza deportiva con el mismo Deportivo Vikylandia, mostraron entereza en dos tiempos de juego, en el que pudieron regular las cargas y de ahí, salir adelante.

Primero el multicampeón del fútbol de salón oriental, marcó paso adelante, gracias a la actuación de su jugador referente de la actualidad, el ex Deportivo Dimaica, Angel Pereda.

Bien sabía la gerencia del cuadro campeón, los créditos importantes que iba a lograr contando con la presencia de Pereda, quien fiel a filosofía y agradeciendo tanto apoyo,  abrió la cuenta cuando apenas marcaban cuatro minutos en el reloj electrónico del Gimnasio Hermanas González, al ejecutar de manera espectacular una especia de “taco-rabona”, que abrió la cuenta en el cotejo.

El tanto empero, no hizo achicar a los arácnidos, sino más bien tuvieron los arrestos importantes de contener las cargas, matizar las equivalencias de transición rápida que le caracteriza a los vikingos, y logró la paridad del marcador.

Anotaba entonces, el primer tanto como local de este equipo, el jugador Jonathan Baeza, detalle para enmarcar por el hecho que se trata en el inicio de esta historia que recién comienza a escribirse.

Baeza aprovechó un cruce de perfil desde la izquierda y llegando por la derecha, en posición algo incómoda sacó disparo raso que perforó la resistencia del golero Yonder Zambrano, el marabino que llegó a las filas del equipo blanco y negro.

La respuesta casi que llegó de inmediato. Y se produjo en base a uno de los referentes del cuadro campeón, Samuel Carrasquel, quien marcó restando 11:43 del marcador.

Con el 1-2, las marcas de hicieron más intensas, y los nervios a veces parecieron desbordarse. Así llegó la amonestación para Jesús Valiente, con una mano que quedó muy levantada y que pudo haber producido una tempranera expulsión del propio jugador, que en esta noche no estuvo tan brillante como en otras ocasiones.

Cerca de dos minutos  más tarde, el goleador Baeza fue amonestado con tarjeta amarilla, en una incidencia con Jhonniel Pérez Siso, todo esto en la antesala del 1-3 en la pizarra, recordando, que en este juego, el local era Escorpiones de Canaima y que llegó por obra del propio Pérez Siso, por corredor central del tabloncillo y remate de pierna derecha.

Con este resultado parcial, ambos elencos se fueron al descanso en las camerinos del Gimnasio Hermanas González.

Segunda etapa y veneno letal

Para esta segunda parte, ambos equipos repitieron su quinteto abridor, con el portero Rodolgo Langaine capitalizando la defensa de su elenco arácnido y los jugadores Yonathan Baeza, Jeffrey Pino, Derian Ruiz y Tomás Cedeño, para completar el equipo de apartura, de estos últimos 20 minutos de juego.

En tanto que los campeones saltaron al tabloncillo  de Castillito, con el nuevo portero Lahionel Guzmán, y los jugadores Leonardo Benaventi, Jesús Viamonte, Samuel Carrasquel y Angel Pereda.

De entrada los primeros cinco minutos, se tranzó en un toma y dame. Por las bandas y en su transacción efectiva, Deportivo Vikylando buscó ampliar la cuenta, pero los escorpiones de Canaima, no se lo permitieron, y cambiaron su postura en la cancha.

Se lanzaron a una presión completa y plena, sobre la salida del cuadro campeón, y eso pareció confundir en demasía a los visitantes, que vieron como en dos minutos centelleantes, el jugador Derian Ruiz capitalizaba sendas intentonas, que terminó de pinchar, cual aguijón mortal de un escorpión real, para, no solo empatar las acciones, sino poner “contra las cuerdas al súper campeón”.

Con el empate, los vikingos vieron como el pequeño elenco “le alzaba la voz”, les metía presión e incluso, llegaba con peligro real. Se equivocaron entonces las salidas, la presión alta entonces se transformó en un aguijón muy efectivo, que no dejaba salir a los blanquinegros, y a además mostraba las debilidades vikingas, tanto que entonces la figura de Lahionel Guzmán, comenzó a crecer, comenzó a tener protagonismo especial, tanto para ser considerado al final del juego, una de las notables fichas del encuentro.

Pero ojo, que esta historia no está completa, porque, como es lógico suponer, en estos juegos vibrantes, la acumulación de faltas, acorraló las intenciones de triunfo de Escorpiones, y lo envió al paredón de castigo.

Sale primeramente lesionado el goleador Ruiz, que como otros jugadores del equipo verde y negro, sufría los rigores de un intenso desafío, donde la intensidad de juego, pasó alta factura, por  el desgaste producido.

Llegó la sexta falta a favor del Deportivo Vikylandia, y ante la desazón de los parciales verdi-negros,  que en este juego fueron más que los blanqui-negros, vino a consumir el disparo directo sin barrera, Johnniel Pérez Siso.

En el reclamo airado por la falta de parte del goleador Ruiz, recibió una segunda amarilla que lo envió, lastimosamente a las duchas. Acción injusta para la gran figura del partido.

El disparo de tiro libre directo,  restando 4:40 para el final, fue una bala de cañón, diríamos, pero apenas colocada hacia la derecha, para que las manos protectoras de Rodolfo Lanzaine, sacara al tiro de banda, ante la algarabía de los aficionados de la nueva franquicia del fútbol de salón profesional en la Liga Oriental.

Y los que no eran aficionado directos, pues también celebraron, por la muestra de coraje que mostró una muy modesta nómina, a la que le sobró coraje.

Intención testicular, diría el buen amigo, Alcaide Adam.

Reacciones post partido

Al término del partido, el jugador Samuel Carrasquel, visiblemente  molesto por el resultado final del cotejo, dijo que “el equipo no alcanzó la victoria que buscó, y que lastimosamente perdimos muchos chances de gol, que no pudimos concretar…”

Por su parte el asistente técnico de Escorpiones, Werini Alcalá, dijo que “este resultado, muestras lo que tenemos como equipo. Luchamos, batallamos, para lograr este resultado. Ello son los campeones y nosotros no nos importó eso, queríamos un buen resultado y lo alcanzamos…”argumentó.

Por cierto que en su intervención, tras el partido, dijo al Circuito de fútbol de salón de la emisora News 105.3 FM, que “en esta ocasión no tuvimos árbitros actuando de mala manera, contra nosotros. Eso es lo que queremos, que haya buenos arbitrajes, que haya juego limpio, fair play que le llaman, para que todo pueda salir bien, y no porque hayamos logrado este resultado, sino porque eso es bueno para la liga…”

La premisa parte de los bochornosos hechos acaecidos una semana atrás en el Gimnasio Cubierto Ciudad de Tucupita, cuando este equipo de Escorpiones de Canaima, ganaba 0-6 (ojo 0-6) al local Alcaldía de Tucupita, y entonces “se le vino la noche” al cuadro guayanés, que vió como “uno de los árbitros, cargó contra nosotros y la verdad nos arruinó todo. Nos sacaron 10 tarjetas amarillas nos expulsaron a tres jugadores y además al técnico, que por protesta menor, lo echaron del juego. Y esas cosas no pueden pasar en esta liga, que es muy buena, que tiene mucha calidad. Por eso, pedimos que haya arbitrajes como los de hoy, porque hay buenos árbitros. Yo creo que esa propuesta de tener un árbitro local, para abaratar costos, no fue la más oportuna establecerla…”

Razón no le falta, mi estimado Alcalá.

Pero como uno conoce de lleno esta liga, no me queda la menor duda, que ya la propia directiva de la LSFS encabeza por el Ing. Ruby López y el empresario Carlos Taboada, además del “Zurdo” Infante, éste último director de arbitraje, ya estén tomando correctivos pertinente, porque todos, los que de una u otra manera, están en esta organización deben cuidar el sano lado de las cosas bien hechas.

Y si hubo algún “bochornoso hecho” pues se saben cuáles con las acciones a tomar.

Sin más ni más y como debe ser..