Ciudad Guayana.-Fedecámaras Bolívar pide que importación de productos a través de frontera con Brasil sea regulada, para impedir competencia desleal contra los rubros de producción nacional y darle mayores oportunidades competitivas al empresario venezolano.

El presidente de Fedecámaras Bolívar, Austerio González, declaró que la apertura de la frontera es positivo para activar la economía en los sectores de turismo, comercio y servicio, pero debe evaluarse los productos a importar para no afectar a los empresarios de la región.

Desde hace más de cinco años, en la región se han importado alimentos brasileños mucho más económicos que los venezolanos, al saltarse regulaciones y al no pagar impuestos. Esto ha afectado de manera directa a productores venezolanos quienes cumplen con responsabilidades fiscales, tributarias, legales, y que a la vez generan empleo.

“Hay que supervisar bien los rubros a los que se le va a dar entrada por la frontera de Brasil, que no se transformen en escollos para la recuperación del sector industrial, sobre todo en el caso de los alimentos”, dijo González. “Vamos a tratar de centralizarnos en rubros que de verdad hagan falta y no en rubros que choquen o compitan deslealmente con lo producido en Venezuela”.

Asimismo, el líder gremial subrayó que es vital que empresarios de la región tengan la oportunidad de exportar sus productos a Boa Vista y Manaos, poblaciones fronterizas de Brasil que podrían aprovechar los bienes producidos en el oriente del país.

Agregó que los productos elaborados por las metalmecánicas de la región podrían ser muy valiosos para la exportación, al igual que el ron a granel, el cual tiene tres plantas en el oriente del país.

“Buscaríamos los rubros que podrían interesarle a ellos y la idea es tener una actividad comercial mutua y que sea un ganar para ambos países”, puntualizó el presidente de Fedecámaras Bolívar.

Importaciones siguen afectado

En la Encuesta Cualitativa de Coyuntura Industrial de la Confederación Venezolana de Industriales (Conindustria) se expuso que el segundo factor que más afecta al sector industrial es la importación de productos, el cual aumentó a un 68%.

“No estamos en contra de las importaciones, pero las siguen amparando, subsidiando y protegiendo. ¿Cómo es posible que sigan entrando productos al país sin pagar IVA, sin pagar aranceles y otros tributos en contra de la producción nacional, de la generación de empleo?”, cuestionó el presidente de Conindustria, Luigi Pisella, en rueda de prensa el dos de marzo.

Añadió que estas importaciones van en contra de la producción, de la generación de empleo, de la recuperación del poder adquisitivo y de los ingresos al fisco.

 

Redacción SoyNP