Caracas.- El cobro de vacunas es el menor de todos los problemas de inseguridad que afectan al sector agropecuario nacional, pues mucho más grave es el tema de las invasiones y el de la escasez del diésel, según Para Luis Prado, vicepresidente de la Federación Nacional de Ganaderos (Fedenaga),

Durante una entrevista para el programa «Cara a Cara», el vocero del sector ganadero destacó que tanto el tema del diésel y la gasolina generan al sector dos problemas muy graves como lo son el traslado del productor hasta su unidad de producción. Si esto no ocurre, no hay eficiencia ni productividad y se incrementan delitos contra las propiedades de productores agropecuarios, adicionalmente, si no se cuenta con diésel, se produce la paralización de equipos que son apoyo vital para la producción primaria.

Destacó que entre 75 y 80% del equipamiento que necesitan los productores agropecuarios de Venezuela se mueven con plantas matrices que funcionan con combustible, y que aproximadamente 85% de esta maquinaria está paralizada.

El presidente de Fedenaga recordó que presentaron ante la Asamblea Nacional una propuesta muy seria que le permitiera al sector abastecerse de estos hidrocarburos con importación de otros países.

«Hace una semana Nicolás Maduro hizo una oferta de atender la emergencia de combustible para el sector primario prometiendo que en unos 60 días debería regularizarse esta situación. Estamos a la expectativa de esa actividad y que nos llegue el combustible a las unidades de producción y poder garantizar el alimento en la mesa de los venezolanos», puntualizó.

En cuanto a la inseguridad en el sector primario Prado destacó que el tema del cobro de vacunas es el menor de todos los problemas. «Estamos enfrentando una serie de delitos que nos perjudican y atentan diariamente contra la producción, y con esto contra la Constitución nacional y demás leyes de la República».

El abigeato y las invasiones son la puerta de entrada a una serie de delitos más complejos tales como el Ecocidios, hurto de maquinaria, delitos contra el ambiente, amenazas a trabajadores y productores. “Esto afecta al menos a 10% del rebaño nacional, dijo en este sentido que el invasor, el ladrón y el cuatrero, son enemigos del productor pero también de los consumidores”.