Conductores de Ciudad Guayana se han vuelto testigos del deterioro de sus vehículos debido a la mala calidad del combustible que se está despachando en Venezuela, generando así visitas recurrentes a talleres mecánicos por averías. 

Mecánicos consultados por el equipo de Nueva Prensa Digital recomiendan realizar un mantenimiento preventivo al vehículo para evitar mayores daños, una alternativa que se ha convertido en un lujo para los venezolanos. 

«Es mejor detectar una falla a tiempo, antes que llegue a afectar el motor y sea peor, por eso yo les recomiendo siempre a mis clientes que cuando tengan un problema en el encendido del carro lo traigan de inmediato», instó Fernando Martínez, dueño de un taller ubicado en Unare II.

Efectos del combustible

La gasolina que se está distribuyendo en el país desde el Complejo Refinador de Paraguaná, gracias a las refinerías Amuay y Cardón es de bajo octanaje, según confirmaron trabajadores petroleros a la Patilla.com, acortando así la vida del motor del vehículo. 

Los principales efectos de la baja calidad del combustible se ven reflejados en ‘la pila de gasolina’, filtros, inyectores, bombas de gasolina y bujías.

«La gasolina no está trayendo todos los aditivos que debería de traer y es muy común que las pilas de los carros se dañen, porque los filtros se tapan ya que viene sucia», explicó Fernández, quien tiene 15 años fungiendo en el oficio de mecánico.

Bomba de gasolina, una de las piezas más afectadas por la calidad del combustible.

Al momento de los conductores recurrir a su experticia, lo primero que hacen es la limpieza de  inyectores, bajar el tanque de gasolina y limpiar el sistema completo, pues asegura que el combustible «ensucia todo». 

Por su parte, Víctor Olivares, gerente del taller de Sumenpi, contó que últimamente los carros que reciben presentan dificultades en la pérdida de potencia e inestabilidad en el motor.

«Hoy en día usamos el tanque de la gasolina con un nivel de rendimiento mucho más bajo, y eso de una u otra forma hace que la bomba de gasolina sufra muchísimo más, porque la gasolina actúa como refrigerante a la bomba si bajamos el nivel», explicó.

Olivares indicó que lo que está sucediendo en todo el territorio nacional con el tema de las fallas por gasolina, se debe a que los conductores acuden a lugares donde no cuentan con un grado de técnica superior. 

En el caso de Sumenpi, Olivares remarcó que tienen 26 años de experiencia dedicándose a inyectores, posicionando a la empresa como experta en esta materia. Al día atienen un promedio de tres a cinco vehículos por fallas mecánicas relacionadas al combustible.

Encargado en todo lo relacionado a inyectores

Costos

El mantenimiento preventivo de un vehículo o reparación de daños causados por el combustible consiste en la limpieza de inyectores, perforación de aceleración y verificación de bujías, cuyo costo alcanza los 40 dólares, dependiendo del vehículo.

Si se trata de vehículos modelo camionetas seis u ocho cilindos, el costo se eleva entre 70 y 80 dólares. 

En el caso de repuestos, llámese bomba de gasolina o pila de gasolina, rondan entre los 10 y 20 dólares, según las maracs. Filtros están entre 5 hasta 15 dólares, mientras que las bujías oscilan entre 2 y 10 dólares. 

Filtro de gasolina, cuyo valor oscila entre 5 y 15 dólares

Afectados

Conductores se han visto obligados a aprender un poco de mecánica para atender las averías de sus vehículos. 

Miguel Rivas, conductor, declaró que «a cada rato» debe limpiar las bujías de su vehículo, e incluso, replazarlas por unas nuevas, debido al carbón que se refleja en ellas. 

Carlos Bermúdez, otro conductor consultado, indicó que la mala calidad de la gasolina «le ha pasado factura» en varias ocasiones durante al menos cinco meses. 

«He tenido que lavar el tanque de la gasolina porque se asienta mucho el sucio en el, nosotros claramente surtimos combustible conociendo las consecuencias que esto nos traerá a nuestro carro, pero no tenemos más opciones», detalló.

Bermudez pidió al Gobierno Nacional buscar una alternativa para mejorar el combustible que se está distribuyendo en cada uno de los estados, porque el principal temor de quienes poseen un vehículo es el daño de su motor. 

«Suficiente con la escasez de combustible que vivimos en nuestra región, y los días que pasamos a la expectativa de poder surtir. Pdvsa debe realizar un control de calidad del combustible que está llegando», concluyó.