La Voz Empresarial. Día Mundial de la Tierra

Desafíos de la sociedad y contribución de los empresarios

87
Luis Carlos Cabareda

 

Este 22 de abril se celebra el Día Mundial de la ¨Madre Tierra¨, fecha establecida por La Organización de Naciones Unidas hace 10 años. «Madre Tierra» es una expresión común utilizada para referirse al planeta Tierra en diversos países y regiones y permite recordar que sus ecosistemas dan la vida y el sustento al planeta.

Si bien es una efemérides que se suma a las otras que en forma particular celebran otros temas en el ámbito ambiental, tiene una connotación más global y sistémica para concienciar a todos los habitantes del planeta acerca de los problemas que afectan a la Tierra y a las diferentes formas de vida que en él se desarrollan. Este año con énfasis en ¨Educación y Cambio Climático¨, una de las mayores amenazas para el desarrollo sostenible en todo el mundo que tienen implicaciones directas en la vida de las generaciones futura (1).

Desde esta perspectiva sistémica cada uno de nosotros, en los diferentes sectores podemos aportar al cambio que se plantea en estos desafíos que tenemos recogidos en los Objetivos del Desarrollo Sostenible (2) que responden a las necesidades de la ¨Madre Tierra¨, en especial con el objetivo 13: Adoptar medidas urgentes para combatir el cambio climático y sus efectos*.

Allí el rol de los Estado – a través de sus Gobiernos – es establecer las políticas públicas, mediante legislaciones e instituciones para ello. El sector empresarial por su parte, también tiene mucho que aportar, en especial si tiene una visión clara de los desafíos y corresponsabilidad en la solución a los problemas.

Para nutrir esta visión del sector empresarial, vale la pena revisar este planteamiento de la OIT (organismo tripartito donde Gobierno, Empleados y Empleadores): ¨El costo creciente de la producción y de las pautas de consumo intensivos en energía son ampliamente reconocidos. Ha llegado el momento de avanzar hacia una economía de alto empleo y bajo consumo de carbono. Los ‘empleos verdes’ prometen un triple dividendo: empresas sostenibles; reducción de la pobreza y una recuperación económica centrada en el empleo¨(3).

A esto podemos sumarle el creciente números de propuestas y modelos como alternativas, tal es el caso del modelo de ¨Economía Circular¨, el cual plantea: ¨Tomando como ejemplo el modelo cíclico de la naturaleza, la economía circular se presenta como un sistema de aprovechamiento de recursos donde prima la reducción de los elementos: minimizar la producción al mínimo indispensable, y cuando sea necesario hacer uso del producto, apostar por la reutilización de los elementos que por sus propiedades no pueden volver al medio ambiente¨ (4).

Para finalizar, agregamos ahora la visión del exvicepresidente de Estados Unidos Al Gore, Premio Nobel de la Paz junto el Panel Intergubernamental de Cambio Climático de la ONU, que en su recorrido para crear conciencia sobre ¨esta verdad incómoda¨ señaló: ¨La Dicotomía entre Desarrollo y Sostenibilidad es Falsa. Sin Planeta No Hay Economía que Valga¨.

La ONU ha efectuado un llamado a adoptar medidas urgentes para reducir el impacto del Cambio Climático por la acción del ser humano (5), lo que establece un desafio y reto de todos los sectores y en particular el empresarial, en revisar sus modelos y estrategias, para que podamos todos juntos enfrentar las terribles consecuencias de este fenómeno generado por la actividad del Hombre. ¿Qué podemos hacer entonces?. La invitación es a la acción para poder dar a las futuras generaciones un futuro mejor.