Leones

El conjunto Leones del Caracas llegó al desafío de este sábado con el orgullo herido, todo después de haber recibido una paliza en la víspera y ante Tiburones de La Guaira, uno de sus rivales más acérrimos, pero sus jugadores mostraron fortaleza mental y se recuperaron rápido para salir adelante y vencer a Tigres de Aragua 10 a 9, viniendo de atrás en el Estadio Universitario.

De hecho, el conjunto se mantuvo firme con todo y que, con similitud a lo ocurrido en la jornada anterior, su abridor del día, que en esta ocasión fue el joven Jesús Vargas, resultó vapuleado temprano en el compromiso. No se habían cumplido dos entradas de partido todavía y la escuadra capitalina ya perdía 6 a 0.

Alexi Amarista era el gran responsable de aquella prolífera producción del ataque bengalí. El experimentado paleador zurdo conectó un vuelacercas solitario en el primer episodio y en el segundo ensalzó un rally de cinco anotaciones, con otro palazo de vuelta entera, este productor de tres ocasiones y que marcó la prematura salida del encuentro del novicio Vargas, que estaba en su primera apertura del Round Robin, misma que tuvo que asumir como plan b, tras decisión del cuerpo técnico por las limitaciones impuestas al iniciador original, el grandeliga Carlos Hernández.

El relevista Alfred Gutiérrez acudió en reemplazo de Jesús Vargas y logró retirar el episodio, además de lanzar un capítulo más de buen perfomance al admitir solo un imparable y ponchar a dos.

En la baja del tercero, Leones iba a tener un primer aviso de que estaban decididos a pelear por el partido pese a la diferencia, gracias al bate de Oswaldo Arcia y su tercer cuadrangular del todos contra todos con dos outs en la pizarra y frente a los envíos del escopetero estadounidense Solomon Bates, el encargado de abrir por Tigres. La conexión encontró a Alí Castillo sobre las almohadillas.

Bates, uno de los lanzadores de mejor trabajo en lo extenso del campeonato, había estado confrontando problemas en sus dos capítulos iniciales, aunque no habían pasado a males mayores hasta dicha confrontación con Arcia. La misma, pareció sacarlo de foco en su totalidad y para el cuarto tramo implosionó, con todo y que los maracayeros habían ampliado la diferencia con una anotación más, producida por Henry “Pollito” Rodríguez ante Carlos Hernández, que finalmente actuó, aunque como un integrante del bullpen.

En el cierre del episodio, el volátil ataque melenudo fue despiadado con Bates, al conectarle hasta cuatro imparables, uno de éstos el segundo cuadrangular de la instancia para el receptor Jhonny Pereda, remolcador de dos rayitas. Yender Cáramo entró como su sustituto y también resultó castigado al permitirle imparable a Wilfredo Tovar, con el que anotó desde la segunda Ángel Aponte y luego ser victimizado por el segundo tetrabatazo del compromiso para Oswaldo Arcia de tres carreras, suficiente para que Leones tomara la delantera.

No conformes con lo alcanzado y conscientes de que en frente estaba un adversario de temer, para la sexta entrada Leones amplió la ventaja en la pizarra con un par de anotaciones, ahora contra el zurdo Jonathan Vargas, recibido por Alí Castillo y su tercer incogible del careo.

Vargas, uno de los brazos de mayor confianza para el manager Wilfredo Romero a lo largo de la fase regular, alcanzó a dominar a Wilfredo Tovar con elevado hacia el jardín izquierdo, pero no pudo repetir lo mismo con el caliente Orlando Arcia, que no lo perdonó para pegarle enorme bambinazo hacia el graderío de la zona izquierda, que puso a celebrar a todos los parciales caraquistas que se dieron cita al recinto universitario.