Partygate

Londres.-El informe independiente elaborado por la alta funcionaria Sue Gray sobre las fiestas celebradas en las oficinas del Gobierno británico durante la pandemia («Partygate») insta a que los líderes del país «asuman su responsabilidad» por las infracciones de las reglas anticovid.

El documento dice que «muchos de esos eventos no deberían haberse permitido» y que «la forma en que se desarrollaron no se ajustaba a la normativa covid en ese momento».

Pese a que las conclusiones generales ya se habían hecho públicas el 31 de enero, los nuevos detalles recogidos en el dossier, así como las filtraciones sobre la dimensión de las fiestas publicadas en las últimas horas, pueden redoblar la presión sobre el primer ministro.

Cita para Johnson sobre el informe «Partygate»

Johnson tiene previsto comparecer ante el Parlamento a las 12.30 hora local (11.30 GMT) para dar explicaciones.

Deberá convencer a sus propios diputados conservadores, quien tienen en sus manos la posibilidad de lanzar una moción de censura contra su líder si la apoyan 54 miembros «tories» de la Cámara de los Comunes.

«A los eventos que he investigado asistieron líderes en el gobierno. Muchos de ellos no deberían haberse permitido. También sucede que algunos de los que los funcionarios de menor rango creyeron que su participación en algunos de estos eventos estaba permitida, dada la presencia de sus jefes», escribe Gray en el informe.

«Los líderes, tanto políticos como administrativos, deben asumir la responsabilidad por esa cultura», sentencia.

La alta funcionaria también halló que parte del personal había presenciado o sido sometido a comportamientos que les preocupaban pero sobre los que no se sintieron capaces de llamar la atención.

«Se me informó de múltiples ejemplos de falta de respeto y mal trato de empleados de seguridad y de limpieza. Eso es inaceptable», subraya.

Entre las nuevas fotos divulgadas, se puede ver a Johnson junto al funcionario de mayor rango, Simon Case, celebrando en una sala el cumpleaños del primer ministro con comida y bebida, junto a otras personas no identificadas.

EFE