El nuevo ministro de Defensa alemán, Boris Pistorius, y el secretario de Defensa estadounidense, Lloyd Austin. EFE/EPA/CLEMENS BILAN

El nuevo ministro de Defensa alemán, Boris Pistorius, reiteró este jueves, en una comparecencia con el secretario de Defensa de EEUU, Lloyd Austin, que Alemania seguirá apoyando con sus socios a Ucrania para que este país pueda defender su territorio pero no mencionó la cuestión de la aportación de tanques Leopard 2.

«Juntos continuaremos apoyando con nuestros socios a Ucrania en la defensa de su soberanía», dijo Pistorius sin precisar en qué consistirá la ayuda futura a ese país en medio del debate diplomático que esta semana está centrado en la posibilidad de que Berlín autorice el envío de sus tanques más modernos a Kiev.

Sin embargo, Pistorius, que al comienzo de su intervención había hecho un resumen de la ayuda que ha dado Alemania hasta ahora a Ucrania, recordó que este viernes habrá una reunión importante en la base aérea estadounidense de Ramstein, en el oeste de Alemania, donde se esperan compromisos de ayuda militar concreta de las potencias occidentales.

Pistorius se reunió con Austin después de jurar el cargo en el Bundestag como nuevo ministro de Defensa tras reemplazar a Christine Lambrecht, criticada por su gestión de la cartera, y tras mantener una primera conversación telefónica con su colega francés, Sébastien Lecornu.

Austin manifestó en su declaración junto a Pistorius que «están siendo tiempos turbulentos para la seguridad europea y global, consecuencia de la invasión rusa de Ucrania».

«Alemania ha sido un amigo verdadero de los Estados Unidos y defensor de nuestros aliados. Continuaremos apoyando al pueblo de Ucrania en su resistencia contra la agresión rusa y en la defensa de su territorio», dijo Austin.

«Agradezco su apoyo para nuestra presencia reforzada en Europa y para fortalecer nuestros esfuerzos logísticos en Alemania para reforzar a nuestros aliados del flanco oriental. Quiero agradecer al Gobierno alemán por su contribución a la autodefensa de Ucrania», agregó el secretario de Estado estadounidense, sin aludir a la cuestión del armamento pesado.

«Mañana en Ramstein nos reuniremos con los miembros del Grupo de Contacto sobre Ucrania y renovaremos nuestro apoyo conjunto a su autodefensa. Hoy queremos hablar sobre algunos de los temas que abordaremos mañana y también hablaremos sobre otros asuntos clave para la OTAN y sobre nuestras relaciones bilaterales», añadió.

Es precisamente en la reunión del viernes en Ramstein, con presencia de ministros de países aliados y de la OTAN, cuando se espera que puedan darse pasos importantes para la estrategia futura de apoyo a ese país.

En el centro de la discusión está el envío de blindados de combate Leopard 2, de fabricación alemana, que Ucrania solicita.

La línea alemana ha sido hasta ahora coordinar el envío con los aliados y, según informaciones de medios alemanes, el canciller Olaf Scholz le ha comunicado al presidente estadounidense, Joe Biden, que Alemania enviaría Leopard 2 si EEUU envía también blindados de combate del tipo Abraham.

Hasta ahora EEUU ha dicho que los Abraham no son adecuados para la guerra en Ucrania porque su mantenimiento es complicado, así como la instrucción de los soldados que los manejen.

Otros países europeos tienen también Leopard 2, entre ellos Polonia, que ha manifestado su deseo de enviarlos a Ucrania y que hoy indicó por medio de su primer ministro, Mateusz Morawiecki, que la preceptiva autorización de Berlín es una «cuestión secundaria».