Moscú.- El presidente ruso, Vladímir Putin, se reunió hoy con un grupo de empresarios italianos a los que aseguró que Italia es uno de los principales socios comerciales de Rusia, en un encuentro telemático no ausente de polémica debido a las tensiones entre Moscú y Occidente por la acumulación de soldados rusos en la frontera con Ucrania.

«Me gustaría enfatizar que consideramos a Italia uno de los principales socios económicos. Su país ocupa el tercer lugar entre los estados de la Unión Europea (UE) en términos de comercio con Rusia», se dirigió Putin a 16 empresarios italianos, entre ellos Marco Tronchetti Provera, ejecutivo de Pirelli, en una reunión virtual organizada con la Cámara de Comercio italo-rusa.

La reunión se produjo pese a que el diario La Repubblica informó horas antes de que el Gobierno italiano se había dirigido a la Cámara de Comercio para recomendarle no celebrar el encuentro virtual y para aconsejar a los empresarios no participar en el mismo.

El portavoz del Kremlin, Dmitri Peskov, dijo en su rueda de prensa telefónica diaria que no hubo declaraciones oficiales al respecto por parte del Gobierno italiano.

«Las informaciones en los periódicos no valen mucho y el Gobierno italiano no ha hecho ninguna declaración formal», señaló.

Según explicó, tres personas que iban a participar en la reunión no participaron, porque «alguien se puso enfermo, otro tenía problemas de agenda… No vamos a decir quiénes».

Por parte rusa participaron varios ministros con carteras económicas, además de empresarios como el consejero delegado de Rosneft, Igor Sechin.

Peskov aseguró además que la reunión no estaba relacionada con la situación en torno a Ucrania.

En este sentido, Peskov recalcó que «son encuentros regulares y no solo con los italianos, sino también con grandes empresas de otros países. Esto no tiene nada que ver con la situación actual, ni con las sanciones» que Occidente prepara contra Rusia si este país decide atacar Ucrania.

El portavoz rechazó, además, la idea de que la reunión hubiera sido convocada para asegurarse el apoyo de uno de los mayores socios comerciales de Rusia en medio de la preparación de un paquete de sanciones «sin precedentes» por parte de Occidente.

«No, no se puede decir eso. Además esta es una interpretación perversa del trabajo» con los empresarios extranjeros, dijo.

«El hecho es que la vida continúa de todos modos, los intereses de los negocios no desaparecen», enfatizó.

Putin afirmó en el encuentro que las inversiones de las empresas italianas en la economía rusa ascienden a unos 5.000 millones de dólares y las inversiones rusas en Italia a unos 3.000 millones».

También indicó que en los once meses del año pasado el comercio bilateral creció un 53,8 %, hasta 27.500 millones de dólares y que en el conjunto del año podría haber sumado 30.000 millones.

Resaltó que actualmente hay unas 500 empresas italianas en Rusia presentes en las industrias eléctrica, de acero, petróleo, gas y petroquímica, la fabricación de helicópteros, la alta tecnología, el complejo agroindustrial, las infraestructuras de transporte, la banca o los seguros.

Putin se mostró particularmente satisfecho con la cooperación con empresas y bancos italianos en proyectos energéticos como los yacimientos de Gas Natural Licuado Yamal LNG o Ártico LNG-2, en los que están involucrados más de 60 empresas italianas.

El presidente ruso quiso destacar que Rusia «es un suministrador fiable de recursos energéticos» a Italia, con el envío de 22.700 millones de metros cúbicos de gas natural a ese país en 2021 y con contratos a largo plazo con Gazprom que permiten a las empresas italianas comprar gas a precios más bajos.

 

 

EFE