Sin duda alguna el peor enemigo de la vida en pareja suele ser la monotonía y el sexo es algo muy importante que hay que tratar de mantener, por eso te dejamos algunos detalles sobre una práctica llamada sploshing.

Como una de las variantes del WAM, las siglas de la parafilia wet and messy, esta tendencia consiste en añadir todo tipo de alimentos que puedan frotarse o deslizarse por el cuerpo.

Los favoritos de muchos para el sploshing son la natilla, los siropes, el helado, el chocolate fundido, la mermelada, la miel, la mantequilla de maní, el sushi, entre otros.

Sin embargo, si te consideras una persona más atrevida durante el sexo, puedes también probar con ketchup, mostaza o mayonesa si eres más de sabores salados.

Para esta práctica, la frase “con la comida no se juega” queda un poco fuera de lugar.

Los alimentos con doble estímulo durante el sexo le darán un toque extraordinario a la relación.

También puedes añadir texturas que se pueden poner tanto por la piel como en los genitales sin que generen un problema.

Eso sí, el riesgo que existe es el de terminar manchados teniendo sexo.

Aunque, por suerte, se puede usar una toalla sobre la cama o el sofá a modo de protección o simplemente darse una ducha posterior.

Entonces…. ¿Te atreves a visitar la cocina para variar el sexo con tu pareja?