Redacción Internacional.- Suecia y Finlandia avanzan en su camino para ingresar en la OTAN pese a las advertencias de Rusia de que no fortalecerá su seguridad y será un «grave error con consecuencias de largo alcance».

«Para nosotros es completamente evidente que, como resultado de esa decisión, la seguridad de Suecia y Finlandia no se fortalecerá», afirmó el viceministro de Asuntos Exteriores ruso, Serguéi Riabkov, a las agencias rusas.

Este domingo el Gobierno finlandés confirmó de forma oficial que pedirá el ingreso en la OTAN, poniendo fin a casi ocho décadas de no alineamiento.

Se espera que también el Gobierno sueco anuncie hoy oficialmente, tras un debate en el Parlamento, su decisión de solicitar su adhesión a la OTAN.

«Seguimos muy atentamente lo que va a ocurrir (en Suecia) y tomamos nota de todas las declaraciones», dijo el portavoz de la Presidencia rusa, Dmitri Peskov.

LA GUERRA FRENA EL CRECIMIENTO EN LA UE

«La invasión rusa de Ucrania está causando un sufrimiento y una destrucción sin precedentes, pero también está afectando a la recuperación económica de Europa. La guerra ha derivado en un aumento de los precios energéticos y ha causado más problemas en las cadenas de suministro, por lo que la inflación se mantendrá ahora alta por más tiempo», dijo hoy el comisario de Economía de la UE, Paolo Gentiloni.

La Comisión Europea recortó este lunes más de un punto su previsión de crecimiento del producto interior bruto (PIB) de la eurozona en 2022, hasta el 2,7 % desde el 4 % que proyectó en febrero, por el impacto de la guerra rusa en Ucrania, y estima que la inflación media este año alcanzará el 6,1 %.

De forma idéntica, la expansión económica este año para el conjunto de la Unión Europea también lo sitúa en el 2,7 %, lo que supone de nuevo una rebaja de 1,3 puntos porcentuales, mientras que el crecimiento de los precios en el bloque será del 6,8 %, según las previsiones de primavera del Ejecutivo comunitario.

 

EFE