Foto: Brayan Silva (SNPD)

Un grupo de trabajadores que están catalogados como «no requeridos» protestaron frente las instalaciones de la Inspectoría del Trabajo en Puerto Ordaz, para exigir la instalación de una mesa de diálogo en donde se puedan abarcar el reenganche de los trabajadores, los malos cálculos salariales y la reincorporación de los delegados de prevención.

«Nosotros estamos planteando la instalación de una mesa de diálogo para tratar todos estos temas que son derechos fundamentales de los trabajadores», informó Roberto Reinoza, el abogado que acompaña a los empleados que visitaron el Ministerio del Trabajo.

La principal exigencia que ratifican los obreros es que los reincorporen a sus puestos de trabajo.

En 2020 las empresas básicas del holding CVG comenzaron a retirar de sus puestos de trabajo a varios empleados con el argumento de la cuarentena, propia del Covid-19.

Depende de cada compañía los sueldos de estos trabajadores sufrieron afectaciones negativas de hasta 50 %. Dos años después, el concepto de «cuarentena» mutó a «no requeridos».

Sobre esto el presidente de la CVG, Pedro Maldonado, reconoció  que esta figura existía, porque las instituciones no estaban generando suficiente para cubrir el salario completo. Además, prometió que para diciembre del presente año todos estos estarían en sus puestos de trabajo.

Sin delegados de prevención

Insistieron que los delegados de prevención deben volver de inmediato a sus puestos de trabajo.

«Cómo es posible que los delegados de prevención y miembros de seguridad laboral sean llamados ‘no requeridos’. Quién está chequeando y pendiente de la salud de los trabajadores. Los delegados de prevención son los garantes de la salud de los trabajadores», aseveró José Luis Amezquita, delegado de prevención y seguridad de CVG Venalum.

Manifestaron que estos trabajadores son fundamentales para accionar frente a cualquier accidente que ocurra dentro de planta.

«Hay muchos accidentes en planta y la empresa no le está dando respuesta. Queremos que el ministro del trabajo que se avoque a la situación que estamos viviendo los trabajadores del estado Bolívar para que se les dé una respuesta», puntualizó Amezquita.

Al menos dos trabajadores sufrieron accidentes laborales en lo que va del año. Uno en la Siderúrgica del Orinoco, luego de que uno de los hornos sufriera una perforación del cucharón.

En CVG Venalum también se registró un accidente, luego de que una saca de más de mil quilos cayera sobre un empleado que, además, no contaba con implementos básicos de seguridad como el casco.

Desmejoras salariales

También denunciaron que el Ejecutivo ha vulnerado sistemáticamente el salario de todos los trabajadores de las empresas básicas de Ciudad Guayana.

Reseñaron que hay disminuciones quincenales de hasta 40 %. Como no reciben el listín de pago, lo cual está establecido en el artículo 106 de la Ley Orgánica del Trabajo, los Trabajadores y las Trabajadoras; no saben a ciencia cierta cuál es su salario real.

«Hemos hechos varias denuncias en el Ministerio del Trabajo sobre las desmejoras salariales. Un trabajador que cobraba 1.500 bolívares en su quincena, ahora está percibiendo 1.000 bolívares, por poner un ejemplo», informó José Sanchez, Secretario de Trabajo y Reclamo de Sintralúmina.

Asimismo, vociferaron que esta vulneración a sus sueldos tiene como finalidad que sus utilidades (o aguinaldos) tengan una afectación en la misma proporción.

«Todo esto afectó el pago de las utilidades. Sí nos pagarán la cantidad de días establecidos, pero como ahora nos bajaste el salario eso afecta directamente las utilidades. Es una medida en contra de los trabajadores y sus familias».

Por otra parte, también propusieron la creación del parlamento obrero de base, el cual tiene como finalidad la discusión de la consagración de los derechos de los trabajadores.

«Queremos que todos los trabajadores de Guayana nos organicemos con el objetivo de luchar por nuestros derechos».