Praga.- El primer ministro Andrej Babis, del gobernante partido populista ANO, es el virtual ganador de las elecciones legislativas que terminaron hoy en la República Checa, con el 28,3 % de los votos, tras el escrutinio del 85%, aunque parece difícil que pueda formar un nuevo gobierno.

Le sigue en la segunda posición la coalición opositora de centro derecha SPOLU («Juntos»), con un 26,3% de los votos, y en la tercera, la alianza de centro izquierda formada por Piratas y Alcaldes, con un 14,8%, que juntos podrían tener una estrecha mayoría parlamentaria.

Por el momento, entraría solo un cuarto partido en el Parlamento, el ultranacionalista SPD, con un 10%, mientras los hasta ahora gobernantes socialdemócratas del CSSD quedarían fuera con un 4,7%, al igual que los comunistas del KSCM, con un 3,8%.

El líder del gubernamental Partido Socialdemócrata, Jan Hamacek, dio hoy por hecho que su formación, la más antigua de todas las listas que se presentaron a esta consulta, no tendrá representación parlamentaria.

Con este resultado el reparto de escaños favorece a la oposición, que obtendría 104 de un total de 200 diputados, aunque la diferencia en favor del centro derecha SPOLU, encabezado por el Partido Democrático Ciudadano (ODS), podría aún aumentar a medida que se cierre el escrutinio.

Babis, que partía como favorito, fue señalado esta semana tras aparecer su nombre en los Papeles de Pandora, que aseguran que en 2009 invirtió 16 millones de euros en inmuebles en las Costa Azul francesa a través de empresas de paraísos fiscales.

El magnate, uno de los hombres más ricos del país, ha dejado claro que sólo permanecerá en la política checa si logra formar una coalición para formar gobierno.

 

EFE