Carlos Fernández junto a Tiziana Polesel, de Consecomercio, Austerio González, Fedecámaras Bolívar, Leudo González, Conseturismo y Felipe Capozzolo, 2do vicepresidente de Fedecámaras. Foto: Elías Rivas

Ciudad Guayana.- El presidente de Fedecámaras, Carlos Fernández, celebró este jueves en medio de una visita a Puerto Ordaz el anuncio del Gobierno de ofrecer las acciones de las empresas públicas en la Bolsa de Valores de Caracas.

Nicolás Maduro sorprendió el pasado 11 de marzo, cuando admitió a través de la televisora estatal Venezolana de Televisión (VTV) que las empresas estatales necesitaban «capital para su desarrollo».

Fernández aplaudió la medida y señaló que se trata de una acción que va «en la dirección correcta», sin embargo, recordó que para su perdure en el tiempo, era necesaria una mejor gerencia. «Si tú quieres que esa acción se mantenga en el tiempo tienes que dar resultados positivos. Una empresa que cotice en la bolsa y que no dé utilidades, que no dé rendimiento, que no dé una mejora de patrimonio año a año; por supuesto que pierde el interés de los inversionistas. Eso te obliga además a tener una mejor gerencia», enfatizó.

Sobre la administración de las empresas públicas, desde la llegada de Hugo Chávez al palacio de Miraflores, las riendas de muchas de estas, incluso, la Corporación Venezolana de Guayana pasaron a ser manejadas por las cúpulas militares cercanas al presidente Chávez. Nombres como Francisco Rangel Gómez o Justo Noguera Prietri, ambos fueron gobernadores del estado Bolívar, pasaron por la presidencia de instituciones como la CVG.

Por otra parte, el presidente de Fedecámaras destacó la importancia que tenía el anuncio, no solo por las intenciones del Ejecutivo de querer vender el 5% o el 10% de estas empresas públicas, sino porque esto sería a través de las bolsas de valores.

«No solo se está vendiendo el 5% o el 10% de las empresas públicas, sino que se está vendiendo a través de las bolsas de valores de Caracas y eso trae algunas obligaciones legales. Eso te obliga a presentar trimestralmente un estado financiero que tiene que estar auditado por firmas de reconocida solvencia. Tienes que ser muchísimo más transparente en todos los temas de decisión para darle voz y representación a los accionistas minoritarios», explicó.

Las cifras de producción de la mayoría de las empresas públicas de Venezuela, son víctimas del hermetismo gubernamental pues no son conocidas por la opinión pública.

Diálogos de México

La lista de diálogos que terminan con la silla vacía en Venezuela, se engrosa con el pasar de los años y México no fue la excepción. Cuando el presunto testaferro de Nicolás Maduro, Álex Saab, fue detenido el Gobierno paró estas conversaciones al exigir su liberación, al tiempo de nombrarlo diplomático.

Sobre las intenciones de retomar estas conversaciones, Carlos Fernández apoyó la iniciativa y aseveró que aquello podría impactar directamente en la economía del país.

«En el mundo hay muchos países tratando de captar capitales y al final lo consiguen quienes tengan una buena oferta de negocios, pero también quienes tengan un sistema políticamente estable y unas instituciones en quien confiar a la hora de solucionar cualquier tipo de situación. Cuando hay incertidumbre política, los capitales esperan una mejor oportunidad. Si en México se comienzan a resolver los problemas y de alguna manera se estabiliza todo lo que tiene que ver con los problemas políticos, en esa misma medida se van a animar los capitales a invertir en el país porque verán una mejor oportunidad en el futuro», manifestó.

La Plataforma Unitaria, liderada por el reconocido como presidente por más de 60 países, Juan Guaidó, confirmó a través de un comunicado el «inicio de conversaciones formales para lograr el reinicio de conversaciones en México».

El presidente de Fedecámaras se mostró esperanzado con el posible reinicio de las conversaciones en México. «Cuando uno ve a Jorge Rodríguez y a Gerardo Blyde tuiteando lo mismo, quiere decir que las cosas van por buen camino. Estamos absolutamente convencidos de que el diálogo es uno de los grandes avances que tiene la sociedad para resolver los problemas», vociferó.

Foro con la OIT

Para Fernández, la serie de diálogos con el Gobierno, Fedecámaras y las centrales sindicales trajo resultados positivos.

Aquellas reuniones, que se lograron gracias a una denuncia de la comisión de encuestas de la Organización Internacional del Trabajo, tenían como finalidad encontrar avances en la aplicación de los convenios 26 (fijación de salarios mínimos), 87 (libertad sindical y protección del derecho de asociación) y 144 (diálogo tripartito).

«Había 6 centrales sindicales. 4 llegaron a un acuerdo y hubo dos centrales que se abstuvieron de firmar. Nosotros salimos de la reunión con la OIT mucho mejor de como entramos. Recuperar el espacio tripartito se dice rápido, pero no es poca cosa. Tenemos más de 20 año que no nos sentamos», informó el presidente de Fedecámaras.

No obstante, la fijación de salarios mínimos dignos para los trabajadores aún es una incógnita. La libertad sindical se ve fragmentada en los eventos del fin de semana, en donde los trabajadores de Ferrominera del Orinoco no se les permitió protestar y, según cuentan los trabajadores, llegaron a recibir amenazas de desactivación. 

A propósito de los resultados de estos diálogos tripartitos, en una entrevista con Nueva Prensa Alejandro Álvarez, secretario general del sindicato Sidernac, ratificó que él no firmó el documento final, el cual alegaba que «se habían logrado avances».

«La ÚNETE y la central CODESA no firmamos el documento final, porque decía que nosotros reconocíamos el avance en el cumplimiento de los convenios 26, 87 y 144. Eso no es así. ¿Cómo yo le doy la cara a los trabajadores que están luchando si firmo eso?», certificó.

No obstante, Carlos Fernández insistió en lo positivo que fueron estos diálogos y recordó que aún faltan más conversaciones.

«El tener un acompañamiento permanente de la OIT va facilitar mucho la estructura. Porque va estar un representante neutral que va decir cómo fueron las discusiones. Además el estar aprobada la instalación de un nuevo foro en el mes de septiembre, esta vez no para revisar lo que ha ocurrido estos 20 años, sino lo que ocurre en estos últimos 4 meses para verificar si se cumplió o no se cumplió lo que nosotros dijimos en el mes de abril es un avance importantísimo», concluyó. 

Brayan Silva