Josefa Quines es una docente que sufrió un edema cardiovascular, por lo que tuvo que ser incapacitada y denuncia que la Alcaldía del Municipio Caroní porque no le ha dado respuesta con respecto al reembolso de 300$ por la consulta de cardiología.

Quines declaró al equipo de Nueva Prensa Digital, que tuvo que ir a un médico particular porque el servicio clínico que ofrece la alcaldía, no cuenta con un buen equipo de cardiología.

«Uno de los requisitos que me pedían era una constancia de trabajo, la cual yo pude solicitar y a pesar de tener todo en orden, me dicen que no me van a reembolsar», comentó Quines.

Además  que su salario fue  suspendido, el motivo que se le comunicó es  por la falta de una «fe de vida», la cual asegura haber entregado.

«Ellos ni siquiera me notificaron, me entero porque me llamó una colega diciéndome que mi salario fue suspendido porque no entregue una fe de vida, la cual, desde enero, ya yo había presentado», declaró.

Exige que la alcaldía mejore el departamento de salud para todos los trabajadores que se encuentran bajo su cargo y que responda por el reembolso que se encuentra solicitando.