Texas.-Las autoridades confirmaron este lunes que 46 personas fallecieron y otras 16 resultaron heridas en el interior del remolque de un camión aparcado en las afueras de San Antonio, en la frontera de Texas (Estados Unidos) con México.

Aunque las autoridades no especificaron las nacionalidades de los fallecidos, ni el número de menores que viajaban en el vehículo, el alcalde de San Antonio, Ron Nirenberg, confirmó que las víctimas eran migrantes que habían cruzado la frontera entre México y Estados Unidos hacinados en el camión en plena ola de calor.

 “Es una tragedia. Son 46 personas que tenían familias y buscaban una mejor vida”, dijo Nirenberg durante una rueda de prensa celebrada por la noche, y en la que también se confirmó la detención de tres personas aparentemente vinculadas con el suceso.

16 sobrevivieron

Las 16 personas que necesitaron asistencia médica, entre ellas menores de edad, estaban asfixiadas y sufrían deshidratación, informaron.

El alcalde vinculó el suceso a las redes de tráfico humano que operan en la frontera y añadió que espera que los “responsables de poner a estas personas en condiciones infrahumanas sean condenados”.

La primera llamada de alerta llegó en torno a las seis de la tarde, hora local, de parte de un trabajador de la zona que escuchó gritos de auxilio y se acercó para ver lo que pasaba, confirmó el jefe del Departamento de Policía de San Antonio, William McManus.

Otros saltaron

Aunque las autoridades fueron muy escuetas a la hora de dar detalles del suceso, el diario local The Texas Tribune explicó que en los alrededores del vehículo también se localizaron a personas que supuestamente lograron saltar del camión y que en el remolque había restos de especies y conservantes de carne, posiblemente utilizados para ocultar el olor de los cuerpos.

El vehículo se desplazaba cerca de la autopista New Laredo en el suroeste de la ciudad, donde se registraba una temperatura de 102 grados.

Según los habitantes de la ciudad, la zona donde se localizó el remolque es una parada habitual en la que se bajan grupos de inmigrantes tras cruzar la frontera de manera clandestina por su cercanía a las vías del tren.

Las temperaturas en San Antonio alcanzaron los 40ºC este lunes y las autoridades no saben el tiempo que pasaron los fallecidos en el interior del camión, que fue abandonado por el conductor antes de que la policía lo localizara y abriera el interior del remolque.

Por el momento, el consulado de México en San Antonio prometió que brindará apoyo a todos los “connacionales mexicanos en caso de haberlos” y el canciller mexicano, Marcelo Ebrard, se refirió al suceso en sus redes sociales.

El Comercio