Cannes (Francia), 22 may (EFE).- El rumano Cristian Mungiu se sumerge en un pequeño pueblo de Transilvania, en Rumania, para indagar en el origen de la violencia y la xenofobia en su sexto largometraje, «R.M.N», con el que busca conquistar la Palma de Oro del festival de Cannes.

Pero lo que descubre es extrapolable a todo el continente. «Alguien decía que era otro retrato sombrío de mi país, pero esto no afecta solo a Rumanía», ha defendido este domingo en rueda de prensa el director, que en 2007 ya encabezó el palmarés con «4 meses, 3 semanas, 2 días».

Mungiu eligió Transilvania porque es «uno de esos territorios multiétnicos que ha pasado de un país a otro mientras la gente intenta convivir con diferentes creencias».

El protagonista es Matthias, un emigrante que ha dejado su trabajo en Alemania para regresar a su pueblo y ocuparse de su hijo y de su padre, pero la llegada de un grupo de inmigrantes de Sri Lanka desata una ola de odio y pone al descubierto los miedos más ocultos de la comunidad.

«Somos una especie violenta y necesitamos muy poco para ver un enemigo en el otro», ha reflexionado Mungiu.

«En las noticias se habla constantemente de que se agotan los recursos, del calentamiento de la Tierra y de gente moviéndose de un lugar a otro, hay mucha angustia y ansiedad y sentimos que es más complicado decidir cómo educar a la siguiente generación», ha añadido.

Para Mungiu la inspiración es siempre la vida real. Si en «4 meses, 3 semanas, 2 días» hablaba de los abortos clandestinos, esta vez parte de un suceso que ocurrió en Rumanía en 2020 y, a partir de ahí, desvela lo fina que puede ser a veces la corteza de la empatía humana.

También ha destacado la importancia del bosque como símbolo del inconsciente y ha reconocido que el rodaje fue bastante complicado, en pleno invierno, con niños, animales, un plano secuencia con 200 extras y como guinda el covid que contagió a varios miembros del equipo.

Tras ganar la Palma de Oro en 2007, Mungiu regresó a Cannes dos años después con el filme colectivo «Historias de la edad de oro», en 2012 ganó el premio al mejor guion y a la mejor actriz con «Más allá de las colinas» y en 2016 el premio al mejor director con «Los exámenes».

 

EFE