Caracas.- Los partidos de la alianza opositora rechazaron este martes el nuevo CNE electo por la Asamblea Nacional de mayoría oficialista, y reiteraron que no debe “imponerse unilateralmente” al árbitro electoral, e insistieron en una negociación con mediación internacional.

El Comité de Postulaciones de la AN/6D designó como los rectores principales a: Alexis Corredor (suplentes: Carlos quintero y Francisco Garcés), Tania D’ Amelio (Suplentes: Lionel Parica y Simón Chacón), Enrique Márquez (Suplentes: Griselda Colina y Francisco García), Pedro Calzadilla (Suplentes: Gusto Vizcaino y Saul Bernal) y Roberto Picón (Suplentes: Conrado Pérez y León Arismendi). Dicha rectoría estará por los próximos 7 años.

A continuación el comunicado íntegro:

Los partidos políticos de la plataforma unitaria venezolana, reiteramos que, ante la gravísima tragedia humanitaria y el sufrimiento del pueblo venezolano, la verdadera solución de fondo, consiste en construir un Acuerdo Político, Social y Humanitario que sea producto de una negociación integral con facilitación y mediación internacional.

No debe imponerse unilateralmente al árbitro electoral. El CNE, así como el resto de las condiciones electorales, deben acordarse para que todos podamos tener elecciones libres, justas y competitivas.

Reiteramos nuestra total disposición para, con el apoyo de la comunidad internacional, avanzar en un gran Acuerdo integral que le brinde las salidas que requiere nuestro pueblo, se retorne a la democracia y se tengan las garantías necesarias para hacerlo sostenible en el tiempo.

Ninguna negociación parcial, que no aborde los problemas de fondo, y sea hecha de espaldas y sin la participación de la gran mayoría de los factores legítimos democráticos, será capaz de producir el necesario acuerdo para lograr una solución para el país. Por el contrario, negociaciones parciales responden a la estrategia de Maduro de tratar de producir fracturas en las filas democráticas y en la comunidad internacional.

Por ello, instamos al pueblo de Venezuela, a todos los factores políticos y sociales del país y a la toda la comunidad internacional a apoyar abierta y activamente la construcción de un acuerdo nacional con respaldo internacional que permita lograr todas las condiciones electorales, el cronograma de elecciones, la ayuda humanitaria, la libertad de todos los presos políticos y el resto de hechos relevantes que son necesarios para que Venezuela tenga, a futuro, un sistema democrático, garantista, de libertades, con plena vigencia de los Derechos Humanos y el restablecimiento del Estado de Derecho.