La petrolera estatal venezolana Pdvsa asignó un tercer cargamento de crudo a Chevron en virtud de la autorización estadounidense que reinició las exportaciones a Estados Unidos después de la pausa de casi cuatro años.

Según informó la agencia de noticias Reuters, este tercer cargamento representa un comienzo sólido para un acuerdo que se espera que dure al menos seis meses. Las refinerías de la Costa del Golfo de Estados Unidos aprecian el crudo pesado de Venezuela, pero se les ha prohibido comprarlo bajo las sanciones norteamericanas en los últimos años.

El primer buque cisterna fletado por Chevron que transportaba petróleo venezolano partió el martes y está programado para entregar el crudo la próxima semana a su refinería en Pascagoula, Mississippi. También se espera que los petroleros segundo y tercero entreguen sus cargamentos este mes.

Chevron realizó por separado su primera entrega de nafta pesada importada a su empresa de riesgo compartido Petropiar esta semana en la terminal Jose de Pdvsa. Se espera que un segundo cargamento de alrededor de 450.000 barriles del combustible parta de un puerto estadounidense en los próximos días, agregaron las fuentes.

Hasta ahora, Chevron ha tomado 500.000 barriles de crudo pesado Hamaca de su proyecto petrolero Petropiar. Ese cargamento navega hacia los Estados Unidos en el petrolero Sealeo después de una transferencia de barco a barco frente a Aruba. Otro cargamento de unos 240.000 barriles de crudo pesado Boscán se encuentra a bordo del buque tanque Kerala luego de cargar en la terminal venezolana de Bajo Grande y pasar por el canal del lago de Maracaibo.

El tercer cargamento será transportado por el buque Carina Voyager, operado por Chevron, dijo una de las fuentes a Reuters. El barco llegó al Mar Caribe la semana pasada y ha estado esperando una ventana de carga en el puerto de Jose, según mostraron los datos de Refinitiv Eikon.