Ciudad Guayana.- El hígado es el órgano más grande dentro del cuerpo. Ayuda a digerir los alimentos, almacenar energía y eliminar las toxinas. La enfermedad por hígado graso es una afección en la que se acumula grasa en el hígado, según Medlineplus.

¿Cuáles son los síntomas?

Hay dos tipos de hígado graso conocidos, la primera es la enfermedad del hígado graso no alcohólico y la segunda es la enfermedad del hígado graso por alcohol, también llamada esteatosis hepática alcohólica.

Según especialistas, un exceso de grasa en el hígado puede generar inflamación, que con el paso del tiempo ocasiona daños y crea cicatrices. En casos graves, esta cicatrización puede llevar a la insuficiencia hepática. Esta patología del hígado graso no genera síntomas evidentes pero el paciente puede sentirse cansado o experimentar dolores en la región superior derecha del abdomen.

¿Cómo combatir el hígado graso económicamente?

En consecuencia será fundamental mantenerlo sano y una de las formas a través del consumo de distintos remedios caseros. Es por ello que te sugerimos, en esta ocasión, consumir remolacha, algo que te ayudará a evitar, además, esta patología.

Para evitar que la persona llegue a cuadros complicados de salud vinculados con el funcionamiento de su hígado, será fundamental mantener un estilo de vida saludable. A esto se llegará gracias al desarrollo de una dieta sana, realización de ejercicio físico y el consumo de vegetales específicos, entre los que se destaca la remolacha.

En este contexto, existen remedios caseros que te ayudarán a reducir la grasa de tu hígado. Una de las opciones más efectivas es a través de la remolacha, un alimento con un alto contenido de agua y fibra, por lo tanto, es muy ligero.

Además contribuye con el buen tránsito intestinal y puede ayudar a prevenir el estreñimiento cuando se consume con regularidad, como parte de una dieta equilibrada.

Especialistas confirman que la remolacha es el alimento indicado para limpiar el órgano. Es por ello que sugieren consumirlo rallado, en ensaladas y combinada, por ejemplo, con zanahorias.

La idea es siempre prepararlo de una forma saludable y acompañarlo con alimentos sanos, en proporciones moderadas y suficientes con el fin de que el cuerpo pueda aprovechar sus aportes nutricionales. Además, otra opción de consumo es a través de jugos procesados en una licuadora.