Pau Gasol se estrenó este viernes en los banquillos como ‘entrenador honorífico’ en el All-Star de la NBA y además se alzó con la victoria en el torneo entre jugadores novatos (‘rookies’), de segundo año (‘sophomores’) y jóvenes de la liga de desarrollo G-League.

El equipo dirigido por Gasol se llevó este torneo y el base puertorriqueño José Alvarado fue elegido MVP.

«Me encantó cómo jugamos, cómo competimos, cómo manejamos cada segundo», dijo Gasol en la pista tras conquistar el torneo.

El doble campeón de la NBA con los Lakers alabó la actitud de sus jugadores y, en especial, el carácter competitivo de Alvarado.

«Fue genial ver a José venir aquí a jugar. Estoy simplemente orgulloso de estos chicos (…), muy feliz por ellos. Enhorabuena, equipo», afirmó.

Con Salt Lake City (Utah, EE.UU.) tomada por la NBA para celebrar hasta el domingo el All-Star, Gasol se sentó en el banquillo solo unas horas después de que este viernes fuera anunciado como uno de los doce finalistas de este año para entrar al Salón de la Fama del Baloncesto.

Además, su participación en el evento de Salt Lake City como ‘técnico’ (como jugador fue 6 veces All-Star) llegó solo unas pocas semanas antes de que el próximo 7 de marzo reciba un homenaje muy especial en Los Ángeles: la retirada de su camiseta por parte de los Lakers.

El español fue uno de los exjugadores de la NBA escogidos como ‘entrenadores honoríficos’ para este evento del All-Star junto a Deron Williams, Jason Terry y Joakim Noah.

Gasol eligió a los jugadores de su equipo y se puso así al frente de un conjunto formado por el puertorriqueño José Alvarado (New Orleans Pelicans), Paolo Banchero (Orlando Magic), Scottie Barnes (Toronto Raptors), Jaden Ivey (Detroit Pistons), Bennedict Mathurin (Indiana Pacers), Keegan Murray (Sacramento Kings) y Andrew Nembhard (Indiana Pacers).

Este torneo, llamado «Jordan Rising Stars», constó de tres partidos: dos semifinales (Team Pau contra Team Deron y Team Jason contra Team Joakim) y una final entre los vencedores de esos dos primeros encuentros.

Cada equipo tenía 7 jugadores salidos de una bolsa de 28 en total entre ‘rookies’, ‘sophomores’ y jóvenes de la G-League.

Las semifinales se disputaron al primer equipo que llegaba a los 40 puntos mientras que la final se la llevó el primero que alcanzó los 25 tantos.

Team Pau se impuso en la primera semifinal con claridad por un 40-25 gracias, en gran parte, a los 13 puntos de un Alvarado muy metido en el encuentro desde el principio.

El puertorriqueño no sólo firmó un robo marca de la casa tras el saque del otro equipo sino que se lució con varias penetraciones a canasta.

Team Joakim doblegó a Team Jason en la otra semifinal (40-32) por lo que la final midió a dos conjuntos dirigidos por Gasol y Noah, que fueron compañeros en los Chicago Bulls además de rivales con las selecciones de España y Francia.

«Es genial, es el partido que queríamos», dijo Gasol en la retransmisión de la cadena TNT al señalar que «afortunadamente» el sorteo no les emparejó en las semifinales.

«Vamos a ver quién se lo lleva», afirmó.

Mucho más competitivo que los dos duelos anteriores, la final entre los equipos de Gasol y Noah llegó a la recta final con empate a 16.

En el momento decisivo volvió a aparecer Alvarado, que le dio el triunfo a su equipo (25-20) con un gran triple sobre la bocina para alegría de un Gasol que alzó los brazos con su primera victoria desde los banquillos.