Caracas.-Juan Guaidó, presidente de la Asamblea Nacional (AN) electa en 2015, insistió en la necesidad de la presencia de facilitadores y garantes en las negociaciones con la administración de Nicolás Maduro para que cumpla con los acuerdos.

Reiteró que “el régimen va a intentar ganar tiempo, distender la presión internacional” y añadió: “Pero debemos usar a facilitadores y garantes para que el régimen cumpla el acuerdo, anteriormente hemos estado con la delegación de Noruega y esta es una de las alternativas, pero estamos estudiando las posibilidades”.

En ese sentido, en entrevista con VPI manifestó que también se mencionaron países como México y Argentina.

También informó que han habido “dos intentos de pendulación” para los acercamientos, que no se han hecho directamente con los voceros oficialistas, sino a través de un facilitador. 

Esa es una de las opciones y expresó que es importante “construir un garante y un mediador” para que el proceso pueda ser satisfactorio.

Procesos alternos

Recalcó el líder opositor que hay que llevar a cabo procesos alternos al Acuerdo de Salvación Nacional, que presentó el pasado 12 de mayo, que permitan hacer esta vía más fuerte.

Entre ellos mencionó el fortalecimiento de la oposición, aumentar la presión a la gestión de Nicolás Maduro desde fuera del país y una plataforma desde la que se obligue a quienes ostentan el poder a pagar por los delitos que han cometido.

Indicó la importancia de diferenciar el término de un acuerdo a una negociación, si bien para llegar a lo primero hay que pasar por lo segundo. 

“Venezuela necesita un acuerdo, porque procesos de negociación anteriores hemos tenido. No es necesario otro proceso fallido de negociación para que la dictadura gane tiempo”, apuntó.

Por ello, recordó que esa situación ha pasado en varias oportunidades y ante la posibilidad de dilaciones por parte de la administración de Maduro, se deben activar dichos mecanismos paralelos. 

“Este acuerdo no es con Maduro, es con Venezuela”, enfatizó. Y negó que se esté reconociendo la administración de Nicolás Maduro como gobierno ni tampoco un “fracaso” al llamado “gobierno interino” que preside, sino más bien se trata de hablar con un “secuestrador”. 

“No es un viraje”

“Necesitamos un acuerdo que nos lleve a elecciones libres, que permita la entrada de ayuda humanitaria, respaldar el proceso, que la ciudadanía se active en torno a salvar Venezuela”, agregó.

Resaltó que la oposición “está lista” para sentarse y alcanzar el acuerdo porque, además, viene acompañada del apoyo internacional y es “una propuesta factible”. 

El líder opositor negó que su estrategia ha cambiado. “La propuesta sigue siendo salir de la tragedia. Esto no es un viraje o un cambio. Es lo mismo que intentamos en 2019, en 2020 (…) pero hoy a la dictadura la mueven las sanciones, la justicia internacional, porque nadie está hablando de no tener justicia”. 

“Sobre el dictador pesa una recompensa de 15 millones de dólares y quien tiene el mayor problema es la dictadura y es quien ha arrastrado en esta tragedia a todos los venezolanos”, sentenció.

A las urnas tras acuerdo

Consultado sobre el anuncio por pare del Consejo Nacional Electoral de megaelecciones el 21 de noviembre, manifestó que los comicios para elegir alcaldes y gobernadores no resolverán el problema de fondo que hay en Venezuela, ya que la crisis se propició por la “usurpación” de Maduro en el poder.

Y expuso que por ello lo que se exige es que se lleve a cabo la escogencia de un nuevo Presidente con condiciones electorales que garanticen que lo que eligen los venezolanos sea respetado. “Hay un ecosistema institucional que debemos hacer respetar para que se cumpla lo que elijan” los ciudadanos.

Negó, entonces, que acuda a este proceso comicial al reiterar que el Poder Electoral es “írrito” porque es “ilegítimo en su origen”, aunque advirtió que la oposición que lidera podría acudir a las urnas al alcanzar el acuerdo y condiciones electorales.

 

Con información de La Verdad