Todo un via crucis para conseguir alimentos más económico. Foto: Wilmer Barrero

 

Yessika Muñoz

Ciudad Guayana.- La mayoría de la población guayacitana tiene costumbres católicas y hasta hace unos años en Semana Santa era tradición mantener platos en su mesa a base de pescado con diferentes contornos

El día Viernes de Concilio o Viernes de Dolores, es el viernes anterior al Domingo de Ramos, que será este 14 de abril.

Desde ya algunos guayacitanos están revisando su bolsillo y los mercados para tener una noción sobre, que podrán comprar para la próxima semana, que se conmemora la Pasión, Muerte y Resurrección de Jesús de Nazaret.  

Aunque buscar ingresos o efectivo para sustentar el hogar, es una tarea titánica de todos los días para los jefes de familia.

La mayoría relata que mientras comen hoy, están pensado que comerán mañana.

Para quienes son muy religiosos la búsqueda de precios en los mercados se basa especialmente, en pescado o mariscos, granos, arroz y huevo. Que son los ingredientes principales para elaborar los platos típicos que se comen en Semana Santa, tal como tortillas o pastel de pescado.

Y demás aquellos contornos, que el venezolano estaba acostumbrado como plátanos, batatas y hortalizas para la ensalada, no no verán en esta temporada.  

Es muy difícil que un grupo familiar tenga acceso al menos a 11 rubros, que conforman la canasta alimentaria.

Según el Centro de Documentación y Análisis para los Trabajadores (Cenda), solo en febrero del año en curso se registraron un incremento intermensual en sus precios, entre el 40 % Y 97 % por rubro.

Asimismo indica que el salario mínimo venezolano – Bs. 18 mil vigente desde a partir del 15 de enero de 2019 – solo tiene un poder adquisitivo del 3 % de la canasta alimentaria para el grupo familiar.

Dos precios 

Dicen entrevistados que acuden al Mercado Municipal de Unare y sus alrededores, en Ciudad Guayana es imposible costear todos los alimentos de primera necesidad por punto de venta.

Es que se consigue en ciertos negocios informales dos precios distintos.

Un costo por punto de venta y otro en efectivo, siendo este último un porcentaje menor.

Pero también se asoma otro problema, es que las entidades bancarias tienen un límite para dispensar efectivo a sus clientes.

Otro obstáculo para que los ciudadanos hagan sus compras en efectivo es que los comercios se niegan actualmente a recibir el papel moneda de Bs. 50, y que aún los bancos emiten.

Para Iris Salazar este es un problema que solo se vive en Ciudad Guayana.

“Mi hija viaja para Caracas y allá sí los aceptan, por eso se los cambio a ella. El oro fue lo que nos perdió a nosotros, es lo que se escucha”, comenta.

Agrega que aunque vive en Curagua se le hace más factible ir hasta el mercado de San Félix, porque encuentra precios más bajos en efectivo.

Es su manera de “estirar” el poco efectivo que dispone porque “sino no come”.

Lo único que procura pagar por punto de venta son los servicios, dice Salazar.    

En su lista de prioridades y, que puede cancelar en efectivo son las yucas, sardinas y harina artesanal.

Es que muchas personas están optando por adquirir esta clase de harina porque es más económica que las marcas conocidas.

Por ejemplo; una harina Juana o P.A.N. puede superar los Bs. 3000; mientras que la artesanal se logra conseguir desde Bs. 1900.

Y en cualquier negocio con punto de venta una harina P.A.N. cuesta Bs. 6000.

Por su parte, María Febres, quién recorría el Mercado Municipal de Unare, manifiesta que tiene cerca de seis años sin poder elaborar un plato completo para Semana Santa, tal y como lo hacía antes.

Una opción que se ajusta más a su bolsillo es comprar sardina que hasta hoy tenía un precio de Bs. 4000 en filetes y enteras en 2000.

Sin embargo, Mirna González, encargada de un local de pescado, indica que hasta las ventas de sardinas están bajas.

De modo que está esperanzada, que a partir del día lunes haya más clientela tras la llegada de la Semana Santa.

En efectivo la caja de sardina puede costar Bs. 15 mil y por punto 22 mil.

Elegir lo que se puede comprar 

Otra visitante del mercado, Patricia Carrasquel, declara que el sueldo “está para lo que dé”, mientas busca alimentos para seis personas que integran su familia.

Luego de hacer un recorrido y verificar que la carne molida cuesta Bs. 10.200 y la sardina en filetes en 4000, considera la compra de esta última.

Aunque no sabe si la próxima semana se mantenga este precio para el triduo pascual,  que comprende el jueves, el viernes y el sábado de la Semana Santa.

En otras palabras, los tres días de preparación a la fiesta de pascua, y que regularmente los devotos no comen carne.

En el Mercado Municipal de Unare, el pescado disponible y más costoso es la sierra a Bs. 17 mil y el más económico es la lisa en Bs. siete mil.

En el caso que no quiera consumir carne esta Semana Santa o Semana Mayor, y no pueda costear productos del mar hay otros alimentos, que puede conseguir en negocios informales, pero el pago es en efectivo.

El plátano maduro se vendía este viernes cuatro por Bs. 2000.

Frijol y lentejas en Bs. 1200.

Arroz Bs. 2900.

Cartón de huevo Bs. 11 mil y medio cartón en cinco mil.

Harina de trigo Bs. 4200

Queso en Bs. 11 mil.