Caracas.- El presidente Nicolás Maduro arremetió este miércoles contra el obispo auxiliar de Caracas, Ricardo Barreto, luego que en el acto de Fedecámaras de ayer, este leyera una carta del secretario de Estado del Vaticano, Pietro Parolín, pidiendo impulsar el diálogo en el país. 

«Ahí el único que puso la nota discordante fue un cura, no sé su nombre, si es obispo o qué. Cuando todo el mundo está hablando de producir, de unirse por Venezuela, de generar riquezas, viene un cura, totalmente desconocido, y leyó una carta, supuestamente de Pietro Parolín, que era un compendio de odios, de veneno, de rencillas, de casquillo y de cinismo», dijo Maduro durante la alocución presidencial de este miércoles, en la que aprovechó felicitar el discurso que ofreciera en esa reunión de Fedecámaras, la vicepresidenta Delcy Rodríguez, quien estuvo invitada. 

Poco antes de la intervención de Delcy Rodríguez, el obispo auxiliar de Caracas tomó la palabra y leyó una misiva enviada por Parolin dirigida a Fedecámaras en la que sostuvo que «es importante que la sociedad civil sea también protagonista de la solución de la crisis actual» que se vive en Venezuela.

Señaló que la solución a esa crisis «solo se dará si los venezolanos y, especialmente, los que tienen algún tipo de responsabilidad política, están dispuestos a sentarse y a negociar de un modo serio», consideró en la misiva.

Parolin, en voz del Obispo Auxiliar, aseguró que es necesaria la «voluntad política por parte de los involucrados», así como la disponibilidad para «dejar que el bien común prevalezca sobre intereses particulares y el apoyo responsable de la sociedad civil y de la comunidad internacional».

Para Nicolás Maduro estas palabras estaban llenas de odio, tanto, que consideró la carta de Pietro Parolín, como un «desastre nacional». 

«Una carta verdaderamente llena de odio, de desastre nacional, la carta de Pietro Parolín, una cosa rara que el secretario de Estado del Vaticano, mande una carta a Fedecámaras, ¿Qué tiene que ver el Vaticano con una organización empresarial venezolana?. Explica. ¿Qué tiene que ver como canciller del vaticano en Venezuela?», preguntó Maduro.

Aun cuando manifestó su duda de que la carta realmente fuera enviada por Pietro Parolín, su apreciación es que está llena de «ataques», al punto de calificarla como una «basura».

«… manda una carta llena de odio, de ataques, viendo el desastre y esa basura que envió Pietro Parolín, yo creo que no, no fue él. Él debe tener mucho trabajo en Roma para estar preocupándose por una reunión de un grupo de trabajo de Fedecámaras», afirmó. 

Y remató: «Ni con todo el odio y todo el ataque, no creo…nuestra vicepresidenta respiró profundo, tomó agua y se lanzó un discurso de altura, llamando a la producción entre venezolanos. Que nadie nos saque del centro, no importa las diferencias políticas, lo que importa es que estemos unidos, superando la pandemia y trabajando para producir. Que nadie se enganche al odio, a la intriga, a la maldad, no importa que se vistan de sotana, no nos importa».