En algunas zonas del país ha abierto 10% de los planteles, en otras 20% y no ha podido ser superado el 30%, pues las instalaciones no se encuentran en condiciones aceptables para trabajar, dijo Felipe Hernández, presidente de la Federación de Trabajadores Sindicalizados de la Educación (Fetrasined).

Hernández resaltó que el regreso a clases ha sido irregular en todo el país.

«Persisten los problemas del mal estado de los baños, la falta de bioseguridad, escasez de agua y deterioro de la infraestructura de las edificaciones. Se está haciendo un intento por mejorar los planteles, pero el tiempo atenta contra el programa de reparaciones», manifestó.

Aseguró que la mayoría de educadores, personal administrativo y obreros no han sido vacunados.

El retorno a las clases presenciales que se dio el 25 de octubre se ha visto afectado también por el temor de algunos padres de enviar a sus hijos a los colegios tras considerar que no hay suficientes condiciones de bioseguridad para garantizar la salud de los niños.

Sin embargo, la medida, anunciada por Nicolás Maduro hace semanas, ha generado debate en la población. Muchos padres señalan que tras más de 500 días de clases a distancia el regreso a las aulas es necesario para mejorar la calidad de la educación. Además, destacan las consecuencias positivas que puede tener en la salud mental de sus hijos.

Pero hay quienes consideran que los riesgos de contagio de covid-19 son muy elevados a pesar de las medidas de bioseguridad.