foto: cortesía El Impulso

Trabajadores del sector salud, educación y empresas básicas de Ciudad Guayana rechazaron el pago fraccionado de los aguinaldos o bonos de fin de año que impuso el Gobierno nacional.

«Estamos en completo desacuerdo. Ganamos menos de 30 dólares al mes y ahora nos quieren hacer un pago en cuatro partes. Eso no alcanza, eso no nos va permitir nuestra alimentación. No podemos aceptar que nos paguen esa miseria», declaró Maritza Moreno, presidenta del Colegio de Enfermeras de Ciudad Guayana.

El presidente de la Asociación de Profesores de la Universidad Nacional Experimental de Guayana (Apuneg), Raúl Brito, instó a los organismos competentes a que paguen el 100 % del bono de fin de año, ya que los profesores universitarios «no trabajan fraccionados, sino que la hacen completo».

«Ahora nos quieren pagar el bono de fin de año en cuatro partes. Los trabajadores no tienen la capacidad de comprarse un electrodoméstico o la comida para este diciembre. Apuneg rechaza estas acciones. Queremos que nos paguen completo, porque cuando nosotros trabajamos, lo hacemos completo», resaltó Brito.

Según declaraciones de Carlos López, coordinador general de la Central Bolivariana Socialista de Trabajadores y Trabajadoras de la Ciudad, Campo y Pesca de Venezuela (CBST), a Venezolana de Televisión, el pago será fraccionado en cuatro partes y el próximo 5 de octubre los trabajadores deberían recibir el primer monto.

La acción tiene como fin «evitar darle un solo golpe a la economía del país», precisó López; medida que es rechazada por la masa laboral de Guayana. 

Carece de ilegalidad

Edwin Sambrano, abogado en materia laboral, este método de pago fraccionado carece de validez legal, debido a que los contratos colectivos no contemplan ningún fraccionamiento.

«Hay unos compromisos establecidos en la ley y en los contratos colectivos. Además, es una costumbre que al final del año, los trabajadores deben recibir las utilidades de manera completa. Ellos no se pueden salir de la fecha establecida y mucho menos dividir los pagos», expresó Sambrano.

Empleados temen al pago fraccionado de las utilidades, ya que el país convive con una inflación que condiciona, cada mes, la capacidad adquisitiva de los venezolanos.

Para Aida González, presidenta del Colegio de Profesores de Ciudad Guayana, el pagar las utilidades de manera fraccionada, es sinónimo de que los trabajadores tendrán menos capacidad de compra.

«Es una falta de respeto y una burla hacia todos los trabajadores. Cómo es posible que en una inflación como la que tenemos nos quieran pagar de manera fraccionada. Cuando te llegue la segunda parte ya no podrás pagar nada», aseveró González, quién también es representante del sector educación en el Concejo Municipal de Caroní.

Acciones

Precisamente, sobre el pago fraccionado de las utilidades (o aguinaldos), los trabajadores de las empresas básicas que componen el holding CVG, ya vienen introduciendo petitorios para rechazar esta medida.

Por otra parte, la presidenta del Colegio de Profesores de Ciudad Guayana expresó que los gremios de la ciudad protestarán en contra de esta medida.

«Nunca en la historia se había visto la fracción de estos pagos. Es por eso que los gremios de la zona nos estamos organizando para protestar la próxima semana, tal y como lo hicimos cuando no nos querían pagar nuestras vacaciones», sentenció González.