Reyes, explicó que uno de los grandes desafíos del proyecto que han venido desarrollando en la comunidad ha sido el de erradicar la estigmatización de llamarse Colectivo
Sarays Díaz

El Callao.- El Colectivo Minero La Increíble, ubicada en el Callao, impulsa la construcción de una escuela y una iglesia cristiana, para consolidar la siembra de valores y principios en el campamento e iniciar así la transformación progresiva del sector.

En esa perspectiva, la mina La Increíble, se ha dedicado a cambiarle el rostro a la minería en la región y consolidar una mejor calidad de vida para cientos de personas que buscan en esta actividad el sustento diario. 

33 alumnos

Rafael Ángel Reyes, vocero del Colectivo Minero, señaló que el proyecto de la escuela permitirá la formación integral  en una primera etapa de 33 niños, cuyos padres laboran la minería en la comunidad.

“Este colegio que estamos construyendo con el aporte de todos los habitantes del sector, permitirá no solo brindarle educación oportuna, sino sentar las bases para una escuela más grande que permita la atención de alumnos de comunidades aledañas”. 

Destacó además, que se encuentran trabajando en la instalación de un amplio programa formativo orientado a fomentar la capacitación académica en las áreas de carpintería, enfermería, panadería, costura, entre otras actividades.

Nueva forma de vida

Junto a la escuela, el Colectivo Minero La Increíble, construye una iglesia cristiana orientada a profundizar la formación de valores integrales.

“Queremos impulsar desde una nueva forma de hacer la minería, mucho más humana y menos capitalista, donde la explotación del hombre por el hombre no exista y donde todos los factores que convergemos impulsemos la consolidación de nuestro proyecto”.

Rafael Reyes explicó que uno de los grandes desafíos del proyecto que han venido desarrollando en la comunidad ha sido el de erradicar la estigmatización de llamarse Colectivo.

“Muchas personas piensan que somos delincuentes por el simple hecho de llamarnos colectivos (…) estamos comprometidos a brindarle a nuestros pueblo las herramientas necesarias para que puedan progresar”.

El proyecto de la escuela permitirá la formación integral  en una primera etapa de 33 niños, cuyos padres laboran la minería en la comunidad y no tienen con quien dejarlos, lo que el impide el acceso a su educación